Conseguir el dinero que necesitas

Devolver las deudas



Lo primero que todo cliente debería tener muy claro es que al banco no vamos a pedir dinero, vamos a negociar la contratación de un producto bancario de financiación. Es un negocio en el que dos partes intentan ganar, el banco al recuperar el capital, los intereses y las comisiones, y el cliente al obtener de inmediato un dinero que necesita.

Cada tipo de producto de crédito está pensado para un perfil económico determinado, una finalidad concreta y tiene unas características acorde con el plazo, garantías que se aportan y riesgo en la concesión.

Devolver las deudas


Puede parecer evidente pero para muchos clientes poco diligentes y bancos irresponsables, no lo ha sido. Al banco se le solicita el dinero que uno prevé que va a poder devolver en tiempo y modo. Si tengo dudas razonables de que no podré devolverle el dinero de forma adecuada, no he de ir al banco. Sea un préstamo personal, una deuda de tarjeta o un préstamo hipotecario impagado, la entidad financiera podrá ir a juicio y reclamarnos el capital, los intereses de demora y costas, respondiendo con todo nuestro patrimonio presente y futuro.

Es posible que nos subasten nuestro hogar por una deuda de 3.000 euros. No es lo normal, pero es posible.

Nunca deberíamos pagar más de un 30-40% de nuestros ingresos netos en cuotas de créditos y préstamos, hipoteca incluida en este cálculo.

Destino del dinero


Dependiendo de para qué necesitamos el dinero, hay financiación para cada caso. Si son hasta 300 euros para hacer frente a un desfase puntual entre los ingresos y los gastos mensuales, un descubierto en cuenta o un minicrédito pueden tener sentido. Si el gasto es de unos miles de euros, los créditos rápidos son una opción a tener en consideración.

Para compras u ocio, pagar a varios meses con una tarjeta de crédito puede ser una buena opción. Si más que un gasto es una inversión, como la compra de muebles, reformar la casa o iniciar un proyecto empresarial, los préstamos personales tradicionales o un préstamo hipotecario son los productos a contratar.

Tipo de producto de préstamo


Cada financiación tiene sentido para un cliente y un tipo de finalidad. Hay que aprender a analizar las características de este tipo de productos, no solo en interés que nos cobra, sino las comisiones, el plazo de devolución o los productos asociados que nos hacen contratar (como los seguros de protección de pago).

Muy útil puede resultar la guía hipotecaria 2013-2014 de iAhorro, que se puede descargar de forma gratuita en el siguiente enlace.

Un vídeo para obtener dinero de forma adecuada


Os invitamos a visionar con tranquilidad el siguiente vídeo, que os ayudará a tener una idea general de los diferentes productos del mercado de crédito:


Lista de artículos más recientes

¿Qué es y cómo funciona la tarjeta NX de ABANCA?
¿Qué es y cómo funciona la tarjeta NX de ABANCA?

Contar con una tarjeta que permita tener acceso al pago y a dinero en efectivo es sin duda de gran utilidad. Y aquí llevamos a análisis a la tarjeta Joven de ABANCA, una tarjeta de débito gratuita para los menores de 35 años.

Las mejores hipotecas fijas de noviembre de 2019
Las mejores hipotecas fijas de noviembre de 2019

El último informe del INE sigue mostrando como aumenta el número de hipotecas fijas, que hasta hace cuatro años no representaban el 10% del mercado y actualmente han alcanzado el 44% de las hipotecas constituidas.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.