Contratar los mejores productos de ahorro

El ahorrador



Aprender a seleccionar el producto de ahorro o inversión adecuado es vital si no queremos acabar pasando nervios o perdiendo dinero sin saberlo. Varios son los factores a tener en cuenta, unos relacionados con nosotros mismos y nuestro perfil como inversores y otros relacionados con la naturaleza del propio producto financiero.

Tan importante es conocernos a nosotros mismos como conocer el producto, si queremos acertar en la decisión. Y para ello es imprescindible una cultura financiera adecuada. El equipo de expertos de iAhorro edita cada año una serie de guías gratuitas para ayudarte a tomar decisiones acertadas, enter las que están:


El ahorrador


Nuestra psicología es una variable a tener muy en cuenta a la hora de ahorrar e invertir. Según la respuesta a la pregunta de si podemos dormir tranquilos sabiendo que es posible que perdamos parte o todo el capital, hay productos que nos convienen y otros en absoluto. Por ejemplo las acciones o determinados fondos de inversión son malos candidatos para un inversor incapaz de asumir pérdidas.

También la situación económica y personal del cliente es importante; si tiene hijos que han de ir a la universidad, el horizonte ahorrador es diferente de si se es soltero, por ejemplo. El nivel de ahorros y la diversificación es otro punto a tener muy en cuenta, al igual que los ingresos mensuales y la fiscalidad.

El producto de ahorro


Tres tipos de variables han de ser tenidas en cuenta cuando estudiamos invertir en un tipo de producto financiero:

El riesgo: posibilidad de perder dinero, sea por la propia naturaleza del producto, sea por la prelación de cobro en el caso de que quiebre el emisor. Los productos bancarios más seguros son los depósitos y cuentas, ya que las garantiza el Fondo de Garantía de Depósitos (hasta 100.000 euros por cliente y banco). Los fondos de inversión y de pensiones, en relación a la quiebra del depositante o gestora, también tienen una gran seguridad, ya que los activos son propiedad de los partícipes.

La liquidez o variables relacionadas con la posibilidad y coste de recuperar nuestro dinero antes de tiempo. En el caso de cuentas remuneradas, la liquidez es máxima, ya que podemos sacar el dinero en cualquier momento. Los fondos de inversión, también, si bien se vende a precio de mercado y es posible perder capital. Los productos menos líquidos van de los planes de pensiones a las participaciones preferentes (perpetuas).

La rentabilidad es el interés o ganancia que podemos obtener. Puede ser fija o variable y, además, cierta o condicionada a que se produzcan determinadas circunstancias. Por ejemplo, muchos bonos estructurados ofrecen una rentabilidad solo en el caso de que tres acciones suban en un determinando periodo de tiempo.

Os dejamos un vídeo en el que se profundiza en todas estas cuestiones, vitales para invertir sin asumir riesgos desconocidos:


¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.