Contrato de arras

ANTONIO BELTRAN I

contratos de arras


Teniendo en cuenta que muchos compradores de inmuebles gestionan por si mismos la obtención de la hipoteca para la compra de la vivienda y siendo habitual encontrarnos que al final la entidad financiera les deniega la hipoteca, se hace preciso que los contratos de arras:


1) Sean condicionados a la obtención de la hipoteca, con la finalidad que los compradores no pierdan sus ahorros sin pretenderlo.

2) Que la duración del contrato de arras no sea inferior a 2 meses, con elección consensuada que el comprador pueda decidir la fecha de firma, por los trámites que implica solicitar y obtener un préstamo hipotecario y por la manifiesta poca empatía de las gestorías que contratan las entidades financieras, en nombre de los compradores y que pagan los compradores, en cuanto a los tiempos que precisa el comprador para la firma por su compromiso adquirido en el contrato de arras. Y que cuando se les solicita un día de firma por necesidad, estas manifiestan que tienen sus "tiempos".

3) La necesaria imposición profesional por parte de los Agentes Inmobiliarios en exigir y no poner a la venta ningún inmueble que no tenga ni la Cédula de Habitabilidad ni el Certificado de Eficiencia Energética, o cuanto menos en marcha. El no tener estos documentos, puede producir retrasos en la firma que no tienen sentido.

4) Aprovecho la ocasión para señalar a aquellos vendedores que han tenido en el pasado hipotecas, que están pagadas y no canceladas registralmente con entidades financieras que han sido absorbidas por otras, que sus expedientes se encuentran al solicitar el Certificado de Capital Pendiente a saldo 0, en un limbo administrativo que cuesta entre en 2 y 3 semanas obtener dicho certificado, a pesar de los avances informáticos. Esta demora en conseguir el certificado de capital pendiente del que nos vende la casa acaba alargando el proceso de firma.

Firmar una hipoteca no es como elegir un coche nuevo, por poner un ejemplo de compra al que algunos los consumidores dedican más tiempo, pese a tener unas implicaciones mucho menos importantes. Comprar una casa mediante financiación hipotecaria es una de las decisiones financieras más importantes de la vida de un familia y se requiere de un proceso de formación previa (recomiendo la guía de hipotecas que ha editado iAhorro.com), análisis de las diferentes ofertas del mercado, negociación con los bancos y filtrado de las mejores. Por ello, un intermediario hipotecario profesional se gana sus honorarios y le asegura al cliente un proceso hipotecario lo más rápido y seguro posible.

Nos esforzamos por encontrar la hipoteca perfecta para ti, de forma sencilla, rápida y segura. Somos líderes en el sector y negociamos con las principales entidades bancarias para conseguir las mejores ofertas y poder ofrecerte nuestros servicios de manera totalmente gratuita y sin compromiso.