¿Cuáles son los problemas más comunes al hacer la declaración de la renta?

Antes de confirmar el borrador no te olvides de revisarlo.

Aunque errar es de humanos, no queremos que cometas ningún error a la hora de presentar tu declaración de la renta que pudiera derivar en problemas mayores. Realizar correctamente la declaración será (obviamente) determinante para el resultado de la misma, pudiendo pasar de pagar o cobrar por aplicar mal o bien determinadas deducciones por ejemplo.

Por eso, veamos cuáles son las equivocaciones y problemas que más se repiten a la hora de presentar la declaración de la renta.



 

Confirmar borrador sin revisarlo


Los datos que aparecerán en el borrador puede que estén incompletos o que ya no se correspondan con la actualidad. Es esencial que el contribuyente revise con detenimiento y cautela todo lo que aparece en el borrador antes de confirmarlo. ¿Por qué? Porque la Agencia Tributaria toma aquellos datos que tuviera de antes, y en el ejercicio pudieron cambiar situaciones que la Agencia Tributaria no tiene por qué saber a no ser que se las hayamos comunicado nosotros, como por ejemplo el nacimiento de algún hijo, el cobro de un plan de pensiones o haberse producido un divorcio. Consejo: no confirmes el borrador sin revisarlo bien antes.

 

 

Creer que el cobro del paro no hay que incluirlo


Un error más común de lo que podemos creer. Hay que saber que el cobro de la prestación por desempleo sí está sujeto a tributación y una de las situaciones más importantes a tener en cuenta es cuando no tenemos obligación de presentar la declaración porque no llegamos al mínimo obligatorio pero existe más de un pagador, siendo uno de ellos la Seguridad Social, habiendo cobrado el paro.

 

 

No aplicar todas las deducciones


Aplicar correctamente todas las deducciones a las que tenemos derecho como contribuyentes y en función de nuestra situación es esencial. Influye sustancialmente en el resultado de la renta. Hablamos por ejemplo de las deducciones por familia numerosa, por discapacidad, por vivienda, por ayudas por hijos, por maternidad, por pertenecer a sindicatos… Consejo: hay que tener en cuenta qué porcentaje es posible aplicar en cada comunidad autónoma.

 

 

No incluir la segunda residencia


Hay que tener claro que una segunda residencia no desgrava. Pero más claro hay que tener que aunque no desgrave, sí tiene que aparecer en la declaración de la renta, esté o no arrendada, y en caso de que sí lo esté hay que pagar los correspondientes impuestos por imputación de renta.