¿Cuándo es posible deducir la hipoteca?

Cometido de la hipoteca

deducción de hipoteca


Comparar una vivienda es una de las decisiones más importantes que podemos tomar a la hora de escoger en qué queremos invertir nuestro dinero, y dado que estas operaciones siempre van a llevar consigo un desembolso muy importante de dinero, lo normal al comparar una casa es pedir una hipoteca a nuestro banco.
Al tratarse la compara de una casa de un desembolso muy importante de dinero, la deducción en la declaración de la renta resulta una de las más interesantes a las que una familia puede acogerse. En este caso, específicamente la deducción de una vivienda hipotecada, mediante la cual se podrá pagar menos en la declaración de la renta si mantenemos una serie de requisitos básicos.

Eso sí, antes de tratad de acogerse a esta deducción hay que tener en cuenta que no todas las hipotecas pueden hacerlo, y así no caer en malas prácticas que pueden llevarnos a perder dinero en vez de ahorrarlo.

Cometido de la hipoteca


Para poder acceder a la deducción en la hipoteca, es necesario que ésta se haya pedido únicamente para financiar la compra de una vivienda habitual. Por ejemplo, no será válida ninguna hipoteca que se haya concedido para cubrir deudas acumuladas, o cualquier otra cuestión.

Tal y como cometa nuestro experto en productos financieros Antonio Gallardo, el préstamo tiene un valor muy superior al de la compraventa de la vivienda, lo que se traduce en gastos que no han ido a parar a su compra. Deducir por encima del valor de la vivienda hipotecada se considera una desgravación indebida.
Si Hacienda estima que las deducciones no se han producido de la manera correcta, es necesario devolver las cantidades que se desgravaron de más con sus respectivos intereses, así como una probable sanción.

¿Qué es una vivienda habitual?


La definición legal de vivienda habitual implica que ésta debe haber sido la residencia continua del contribuyente durante al menos tres años, siempre que un cambio de domicilio no haya obedecido a una separación, traslado laboral o situaciones similares.

Las viviendas habituales deben hacerse efectivas en un plazo máximo de 12 meses desde que son adquiridas, y además sus propietarios deben serlo en pleno dominio, sin limitaciones de propiedad. Es decir, no se considerará vivienda habitual si sus propietarios la tienen en usufructo (con derecho a disfrutar de bienes de otros) o en nuda propiedad (pudiendo disfrutar de la vivienda y además realizar reformas).

Contando con estos requisitos, se consideran también parte de la vivienda habitual las plazas de garaje y los anexos (por ejemplo, un trastero o una piscina) siempre que fuesen adquiridos junto a ella y no tiempo después.

Antes de tratar de acogernos a una deducción por nuestra hipoteca, es necesario conocer en qué casos nos estará permitido y en cuáles no será posible acceder a esta deducción. Si no estamos seguros de que nuestra hipoteca pueda desgravarse y lo hacemos de forma indebida, seguramente tengamos que presentar los papeles a Hacienda y terminar por perder dinero entre intereses y sanciones.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).