Cuatro productos financieros que rentabilizan tus ahorros

Las cuentas nómina y cuentas remuneradas


Rentabilizar nuestros ahorros es una de las medidas que todo particular debe llevar acabo. Con un pequeño esfuerzo no sólo conseguiremos remuneración si no evitar la depreciación que sufre el dinero con el tiempo. Pero el ahorro no es solo importante a nivel adquisitivo, sino que es la base de la inversión. Con ahorros tendremos una mayor posibilidad y probabilidad de que nuestros proyectos funcionen.

Por ello vamos a analizar los cuatro mejores productos financieros con los que obtener rentabilidad.

Las cuentas nómina y cuentas remuneradas


En realidad son dos productos distintos, mientras que por el primero obtienes beneficios en consumo, compras y con mayor importancia en disfrutar de los servicios sin comisiones, el segundo es el que se encarga directamente de incrementar el capital inicial en base a un porcentaje de remuneración.

Es sin duda unos de los productos más utilizados y que están al alcance de cualquier ahorrador sin que la capacidad económica suponga una barrera de entrada para su contratación, porque existen infinidad de cuentas que se adaptan a todo tipo de bolsillos.

Es una manera sencilla para incrementar nuestros ahorros, pudiendo gozar de la mayor liquidez que un producto financiero nos puede aportar. Esto supone un decremento de la rentabilidad en pro de otros beneficios.

Los depósitos


Dejando de lado a las cuentas corrientes, que se caracterizan por muchas otras coas y no solo como productos de inversión, los depósitos el producto predilecto de los inversores y familias españolas. Es así porque ofrece, el Fondo de Garantía de Depósitos, una garantía de hasta 100.000 euros por persona y entidad, además de responder la entidad con la solvencia de su empresa, y es que en la mayoría de los casos no estamos preparados para arriesgar nuestro dinero.

La rentabilidad, a tipo fijo o variable, que obtenemos con los depósitos es mayor que las obtenidas con las cuentas, pero este beneficio supone un límite en las disposiciones del dinero y en la cancelación del dinero aportado pudiendo suponernos un alto coste.

Los fondos


Es un producto más complejo y arriesgado que los dos anteriores, pero esto supone un incremento en la rentabilidad que nos ofrece. Cuanto más insegura sea la inversión mayor será la posible remuneración que obtengamos.

Es interesante saber que hay un tipo de fondos que se denominan garantizados, y por sus características tenemos asegurada la devolución total o parcial del capital invertido siempre que cumplamos una serie de requisitos. Estos son principalmente cumplir al completo el plazo de la obligación y suscribir el fondo en el momento de la inversión. Si no cumplimos estas acciones perderemos la garantía aun siendo garantizados.

Broker


Este concepto hace referencia a los agentes financieros que actúan como intermediarios en operaciones económicos en la compra y venta de activos. Es el método menos común de obtener rentabilidad en el ámbito familia, quedando reservado, a rasgos generales, a un perfil de clientes más profesional.

La ayuda de un experto que conozca bien el mercado es esencial, porque el mundo de la bolsa y de muchos productos financieros se nos escapa de las manos. Y la clave para una buena inversión es sin duda alguna el conocimiento de las condiciones y la evolución de cada producto. En muchas ocasiones será fácil obtener información pero si no sabemos analizarla de nada nos sirve.

Es muy importante elegir el producto en el que queremos invertir, para ello debemos hacer una selección inicial tomando una serie de decisiones: el riesgo que queremos tomar,nuestro perfil como inversor, la capacidad económica de la que disponemos, el plazo por el que no necesitaremos disponer del dinero, fin de la inversión. Si hacemos un buen análisis sin duda podremos conseguir rentabilidad sin perjudicar nuestra situación futura.