Productos financieros >

Cuentas de ahorro para nuestros hijos

¿Cómo abrir una cuenta infantil?

image backgorund Cuentas de ahorro para nuestros hijos

cuentas de ahorro para niños


La apertura de una cuenta infantil puede ser una muy buena opción para enseñar a los más pequeños a ahorrar poco a poco algo de dinero, sin perder nunca de vista sus movimientos.
Muchos bancos cuentan con adaptaciones de cuentas corrientes y de ahorro especialmente pensadas normalmente para los menores de catorce años. Además de aquellas que ofrecen rentabilidad, también son muchas que regalan juguetes o videojuegos que los niños pueden disfrutar de forma inmediata.

¿Cómo abrir una cuenta infantil?


El primer dato a tener en cuenta a la hora de abrir una de estas cuentas es la necesidad de disponer del DNI del menor. Al no ser obligatorio hasta los catorce años, es posible que haya que sacárselo exclusivamente para la apertura de la cuenta.
Aquellos que pueden abrir una cuenta infantil son solo los padres o tutores legales del niño, que será el titular de la cuenta pero no podrá realizar la mayoría de los movimientos.

¿Qué nos ofrece?


A partir de que la cuenta está abierta, van a ser muy pocos los movimientos que puedan realizarse en ella. Al estar concebida principalmente como una cuenta de ahorro, lo único que podrá hacer el niño es ingresar efectivo en ella.
Por su parte, los padres o tutores del menor podrán tener el dinero siempre disponible para cuando lo soliciten. Al no permitir las cuentas infantiles la vinculación de tarjetas de crédito, podrán obtener el efectivo en cajeros mediante tarjetas de débito cuando sea posible, o en las propias oficinas de la entidad en el caso contrario.
Pero, ¿qué ocurre cuando una cuenta infantil deja de ser útil? A partir de que el menor cumpla los catorce años, puede pasarse de manera sencilla de una cuenta infantil a una joven (enlace cuentas horro infantiles). De hecho, las cuentas infantiles suponen una eficaz herramienta que utilizan los bancos a la hora de mantener a los clientes con ellos. Las posibilidades que una cuenta joven ofrece son mucho mayores y muy similares a las de una cuenta corriente adulta: desde la retirada de efectivo mediante tarjetas de crédito hasta domicilio de la nómina. Las cuentas jóvenes suelen estar también exentas de comisiones y son válidas hasta los veinticinco o veintiséis años.

Algunas buenas opciones


La Cuenta Naranja Mini es la adaptación que ofrece ING Direct de su popular Cuenta Naranja para los niños. Está libre comisiones de transferencia y traspaso. Además, es una cuenta rentable y ofrece un 0,10% TAE con liquidación de intereses cada mes. Para poder abrir una cuenta Naranja Mini, el tutor del menor deberá poseer previamente con la entidad una Cuenta Naranja, Cuenta Nómina o Cuenta Sin Nómina. No permite vincular una tarjeta de débito.
Por otro lado, Mi Propia Cuenta, la cuenta infantil que ofrece Banco Mediolanum, disponible hasta que el menor cumpla 18 años. Esta cuenta ofrece una rentabilidad nominal del 1,00% para saldos medios de 0€ a 100.000€. La liquidación se produce de manera semestral.
La Cuenta infantil Triodos de Triodos Bank es una cuenta rentable que también ofrece un 0,10% TAE y abono mensual de intereses. No se cobran comisiones por gestión y mantenimiento, traspasos, descubiertos ni transferencias desde cualquier lugar. A esta cuenta no se le puede vincular una tarjeta de débito.
Todas estas opciones tienen una disponibilidad del dinero para los tutores del niño y pueden contratarse fácilmente a través de internet o de forma física por cualquier representante legal del menor.


 

Sobre el autor del artículo.