Categoría |

Artículo sobre productos financieros


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Cuentas remuneradas, ¿en qué debo fijarme antes de contratarlas?

Características



Seguridad y liquidez son dos de las principales características que demandan los ahorradores españoles y que pueden encontrar en cuentas remuneradas. Este tipo de productos financieros permiten diversificar la inversión de los usuarios y no optar por un único producto en el que dejar sus ahorros.
Las cuentas remuneradas son una alternativa que ven con buenos ojos aquellos que manejan cantidades moderadas de dinero. Lograr rentabilidad al mismo tiempo que pueden disponer de su dinero inmediatamente, permiten incrementar su atractivo a este producto. Sin embargo, que el BCE mantenga los tipos en mínimos históricos ha provocado la bajada de los tipos de interés en estos productos.
Además, al igual que ocurre con los depósitos, las cuentas remuneradas son productos que se encuentran respaldados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FDG) en caso de quiebra de la entidad, en la mayoría de los casos los primeros 100.000 euros por titular.
Antes de contratar un producto es importante conocerlo e informarte y saber cuáles son sus características y requisitos. En caso de no comprender esta información la mejor solución es recurrir a especialistas o expertos independientes como los que se pueden encontrar en nuestra Comunidad de iAhorradores. Su ayuda es fundamental para no arriesgar nuestros ahorros y saber cómo y en qué debemos invertirlos.

Características


1. TAE. En ocasiones lo primero que nos muestran es el TIN o Tasa de Interés Nominal, la cual no incluye los gastos en los que se incurre ni las comisiones. La Tasa Anual Equivalente (TAE) permite conocer la rentabilidad real de la cuenta. Las cuentas remuneradas más atractivas del momento son la cuenta que ofrece Bankinter con un 5% TAE el primer año, la Cuenta Self de Selfbank con un 3% durante tres meses en su depósito asociado y Banco Mediolanum con su Cuenta Única con un 1,31% de rentabilidad.
2. Limitaciones. Las cuentas remuneradas presentan un techo o máximo en los rendimientos. Exactamente igual ocurre con los descuentos y bonificaciones que ofrecen en establecimientos y empresas adscritos como supermercados, gasolineras o telefonías.
3. Comisiones. Se trata de otro de los factores que más atrae a los usuarios a este producto. Es habitual encontrarse con cero comisiones en administración y mantenimiento, en ingreso de cheques, domiciliaciones, transferencias, etc.
4. Tarjetas. En este caso no existe obligación de tener tarjeta, aunque si es cierto que las entidades establecen ventajas por tenerla y usarla, como tarjetas gratis año tras año.

Requisitos


1. Domiciliación. La domiciliación de la nómina o pensión o, en su defecto ingresos, generalmente, mayores de 600 euros son una de las condiciones que algunas entidades exigen para abrir una cuenta. Además, para lograr ventajas y descuentos suele pedirse la domiciliación de recibos, por lo que debemos comprobar si esas ventajas nos son beneficiosas
2. Vinculación. Aunque no suele darse el caso, en algunas entidades nos ofrecen cuentas remuneradas cuya contratación depende de la vinculación a otros productos como seguros.
3. Permanencia. El compromiso no suele ser una de las condiciones, aunque existen entidades que si lo exigen.
Las cuentas remuneradas son un producto orientado al ahorro en el corto plazo y a la diversificación de nuestras inversiones. Conocimiento y formación del producto son claves a la hora de abrir una cuenta remunerada.