Cuentas sin comisiones, ¿qué condiciones me pedirán?

Pagar por el descubierto


 A la hora de buscar la mejor cuenta bancaria que se adapte a nuestras necesidades, es muy lógico que nos interese ahorrarnos las comisiones, ya sean de apertura, mantenimiento o cancelación. Lo más probable es que nos encontremos con muchas ofertas de este tipo, dado que el mercado ha evolucionado precisamente en este sentido. Sin embargo, como lo totalmente gratuito es imposible, habrá otras condiciones que las entidades exijan para que tengamos una cuenta en ellas y una de estas suele ser el compromiso a ingresar cada mes nuestra nómina. El problema surge cuando, al no tener nómina por las razones más distintas, no podamos cumplir con este criterio. ¿Existen cuentas que, a cambio de no cobrar comisiones, tampoco requieran ingresar la nómina? La respuesta es afirmativa, siempre y cuando estemos dispuestos a aceptar otras condiciones. Veamos cuáles.

Pagar por el descubierto


Es un interés que se paga cuando la cuenta se queda en números rojos, es decir, hemos gastado más dinero del que teníamos. La cuenta corriente de Open Bank, por ejemplo, no impone ninguna comisión ni el ingreso de la nómina, en ella podemos domiciliar recibos y operar con una tarjeta de crédito y otra de débito sin comisión por emisión o renovación. El TAE que se pagará por los días en los que la cuenta esté en descubierto, sin embargo, es del 9%.

Operar por internet


Mantener un perfil digital y operar siempre por internet es indispensable para contratar Cuenta On de Bankia. El cliente deberá además aceptar que las notificaciones le lleguen por correo electrónico, que se le pueda enviar publicidad y que el número de teléfono actualizado esté en la base de datos de la entidad. Solo puntualmente Bankia permite reintegros superiores a 600 euros e ingresos de cheques en las oficinas sin perder las ventajas de esta cuenta, entre otras, la de poder realizar gratuitamente transferencias dentro de la UE, el ingreso de cheques y utilizar una tarjeta de débito vinculada con la cuenta.

Utilizar las tarjetas


Un mínimo de utilización de las tarjetas asociadas con las cuentas es uno de los compromisos que las entidades suelen requerir a la hora de abrir cuentas sin comisiones y sin nómina. El programa Cero Comisiones de la Cuenta Online sin nómina de Abanca, por ejemplo, pide al cliente comprar por lo menos dos veces al mes o 24 al año con la tarjeta de débito vinculada con la cuenta. De no ser así, se aplicarían comisiones de mantenimiento (29 euros cada seis meses), emisión, mantenimiento y renovación (26 euros al año) y por las transferencias. Hay que tener en cuenta también que la tarjeta de crédito asociada es gratuita el primer año, pero se pagan 39 euros al año a partir del segundo, excepto si se realizan compras por más de 3.000 euros al año. Se deberán respetar, además, las mismas condiciones para operar online que exige Bankia y que hemos visto en el punto anterior.

Pagar por ingresar cheques


Si por un lado la Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA permite llevar a cabo cobros, pagos y domiciliaciones a través de su aplicación, por el otro habrá que tener en cuenta que ingresar cheques nacionales tiene un coste del 0,3% sobre el importe (el mínimo son 3 euros) y los internacionales, del 7,5% (mínimo 15 euros). La tarjeta de débito, además, es gratuita solo para los nuevos clientes y estar en descubierto conlleva una comisión del 4,5% sobre el importe negativo (mínimo 15 euros) y un TIN del 7,25%.

Renunciar a domiciliar recibos… o no


A cambio de tener cierta rentabilidad, algunas cuentas remuneradas impiden que se domicilien en ellas los recibos del cliente. Cuenta Naranja de ING, por ejemplo, tiene una rentabilidad del 1% TAE los dos primeros meses y un tipo variable el resto del tiempo, pero no permite la domiciliación de recibos. Por el contrario, la Cuenta No-Nómina de Bankinter exige la domiciliación de al menos 10 recibos por trimestre, la utilización de la tarjeta de crédito vinculada, y un gasto de al menos 3.000 euros. A cambio, ofrece una remuneración del 5% TAE el primer año y 2% TAE a partir del segundo. Solo pueden abrir esta cuenta nuevos clientes con un saldo a remunerar de 5.000 euros.