Depósitos estructurados: riesgo y complejidad

Claves de los depósitos estructurados

mejores depósitos

En palabras del Banco de España:

"Los depósitos estructurados son depósitos bancarios (al vencimiento recuperará el capital invertido) en los cuales la rentabilidad está vinculada a la evolución de uno o varios índices bursátiles, de la cotización de un grupo de acciones, o cualquier otro.

Debe tener en cuenta que, aunque la entidad se comprometa a devolver al vencimiento la totalidad del importe invertido, es importante valorar con detalle las circunstancias que pueden influir en la rentabilidad del producto. Por ejemplo, se debe ser consciente de que la revalorización media mensual de un índice bursátil no es lo mismo que su revalorización absoluta entre las fechas de contratación y vencimiento.

Como suelen ser depósitos a medio plazo, es importante fijarse en las condiciones en que se puede recuperar la inversión a largo plazo: si existe la posibilidad de cancelarlo anticipadamente y, de ser así, cuál es la comisión por dicha cancelación. En el caso de depósitos, muchas veces no se permite la cancelación anticipada o si se permite el importe de ésta puede ser muy elevado. En todos los contratos se debe recoger la obligación de la entidad de reembolsar el principal del depósito al vencimiento."

Y Funcas nos dice que:

"Los depósitos estructurados más habituales combinan dos tipos de productos. Una parte del dinero se coloca en un depósito a plazo tradicional, remunerado a un tipo de interés fijo, mientras que la rentabilidad de la otra parte viene condicionada a la evolución de un índice de bolsa, a la marcha de la cotización de un conjunto de acciones o a que ocurra un acontecimiento futuro.

Aunque esta es la forma habitual, en los depósitos estructurados caben todo tipo de fórmulas. Por poner un ejemplo un tanto peculiar, se ha dado el caso de una entidad bancaria que ligaba la rentabilidad de un depósito a la permanencia de un club de fútbol en primera división. Si se cumplía esta condición en la temporada 2012-2013, la remuneración sería del 4,77%; en caso contrario, si el equipo bajaba a segunda división no se percibía ningún interés.

Normalmente, los depósitos estructurados garantizan la totalidad del dinero depositado, es decir, que como mínimo la cantidad entregada se recupera siempre al vencimiento. Además, en caso de quiebra de la entidad, y como sucede con cualquier otro depósito, el Fondo de Garantía de Depósitos siempre asegura un máximo de cien mil euros por depositante y entidad."

Claves de los depósitos estructurados


Veamos ahora qué podemos extraer de las diferentes definiciones de depósitos estructurados:

  • Son un tipo de depósito bancario, por lo que gozan de la protección del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de hasta 100.000 euros por titular y banco si se liquida la entidad financiera. Esta es la diferencia crucial con los bonos estructurados, que pese a tener una naturaleza muy similar, no están garantizados por el FGD.



  • El capital invertido, en principio, está garantizado a vencimiento. Sin embargo, pueden existir depósitos estructurados que no garantizan el 100% del capital depositado,  condición que hay que tener muy clara antes de contratarlos. Si es muy importante siempre leer el contrato de un producto financiero antes de firmarlo, en el caso de estos depósitos es vital.



  • La rentabilidad, a diferencia de los depósitos a plazo fijo, no se conoce en el momento de la firma y, además, puede no producirse; además puede ser fija o variable. Hablamos de depósitos referenciados o indexados, que son depósitos estructurados, porque la rentabilidad se puede vincular a la evolución de diferentes activos: de la cotización de una acción, de la evolución de una cesta de acciones o de eventualidades como que un equipo de fútbol quede en primera división. Hay tantos tipos de depósitos estructurados como combinaciones de activos uno imagine; por tanto, vital analizar y entender en profundidad el activo y su posible evolución. El banco siempre nos dirá que van a subir, a fin de cuentas es el vendedor del depósito.



  • Si necesitamos el dinero antes del vencimiento, hay multitud de tipos de depósitos y cancelaciones anticipadas: desde el que nos permite cancelar en cualquier momento (pagando una determinada comisión por cancelación), al que solo nos permite cancelar en determinadas fechas, otros que si cancelamos podemos perder capital y, los últimos, que no permiten la cancelación anticipada.



  • Son más arriesgados y complejos que los depósitos a plazo, como ya se puede deducir de lo comentado. Además del riesgo de no cobrar intereses, hay depósitos que no garantizan el capital, lo que implica arriesgar dinero. La letra pequeña es la clave.



  • Los intereses tienen una retención del 21% a cuenta del IRPF (en el año 2014).


Un producto que bajo el paraguas del FGD, puede implicar pérdidas para el ahorrador. No apto para clientes sin cultura financiera suficiente. Ante la duda, preguntar a nuestros expertos independientes.



Entrevista en Cierre de Mercados sobre estructurados


Os dejamos el corte del programa de Intereconomía sobre finanzas personales en el que se analiza la naturaleza de los depósitos estructurados y referenciados:

Sobre el autor del artículo.

Perito economista especializado en productos financieros y divulgador de economía en medios de comunicación. Profesor asociado de Economia Financiera en la UIB | Socio en Futur Finances | Futur Legal | Futur Hipotecas Autor del libro La Banca Culpable (Esfera de los Libros) y coautor del libro La Prevención del Soreendeudamiento Privado (Aranzadi)

Más artículos del autor.

Valores Santander: ¿ofrece el banco una solución al ahorrador?

Valores Santander: ¿ofrece el banco una solución al a ...

¿Cuánto falta para la nueva burbuja inmobiliaria?

¿Cuánto falta para la nueva burbuja inmobiliaria?

Las cajas de ahorros crean la primera Red Española de Educación Financiera

Las cajas de ahorros crean la primera Red Española de ...

Cuenta.i de Cajamar: tu dinero marca tu rentabilidad

Cuenta.i de Cajamar: tu dinero marca tu rentabilidad