Desmontando la cuesta de enero: trucos para superarla

¿Cómo será la cuesta de enero para las familias este año? ¿mayor o menor que en los últimos años?


La cuesta de enero se puede considerar la resaca económica de nuestros bolsillos después de las Navidades que, además, empeora debido a la tradicional subida de precios de ciertos productos a comienzos de año. Las fiestas de diciembre son muy propensas a los gastos excesivos o descontrolados propiciados por las múltiples celebraciones y los regalos tradicionales de la época. Lo que pasa en enero, tras la vorágine gastadora de diciembre, es que los bolsillos se resiente y hay que apretar el cinturón. Sólo los más planificadores dejan presupuesto para aprovechar el periodo álgido de las rebajas.

La cuesta de enero deja economías resentidas. Dependiendo del perfil económico de cada persona afectará de un modo u otro. En iAhorro definimos varios tipos de consumidor a los que les afectará de diferente modo la cuesta de enero. Al final, la cuesta de enero te afectará más o menos en función de cómo haya sido el comportamiento económico de cada ciudadano a lo largo de las Navidades.

Los planificadores probablemente no vean consecuencias en su economía ya que suelen tener previsto un presupuesto para la fecha y se ciñen a el. Los gastos de la Navidad eran un gasto extraordinario que tenían planificado y, por tanto, enero será un mes normal económicamente hablando.

Los ahorradores descuidados pueden notar un poco las consecuencias pero será solo en su colchón económico. Han dejado atrás la Navidad con algún exceso pero no tendrán que reducir los gastos habituales porque tienen ahorros.
Los de recursos limitados que no pueden afrontar gastos extraordinarios ni planificándolos. Estos intentarán que su economía no salga perjudicada y, si lo hace, no será por grandes excesos.
Los impulsivos de pocos recursos son aquellos que han gastado sin control ni planificación en las fiestas y se presentan en enero con una sorpresa en su cuenta. Este grupo tendrá que reducir los gastos en enero para no tener que recurrir a préstamos o a tarjeta de crédito.
Los gastadores descontrolados son aquellos que además de gastar lo que tienen recurren, sobre todo, a tarjetas de crédito para realizar compras. Este perfil suele utilizar estos recursos en Navidad con lo que la cuesta de enero se hará más difícil.

¿Cómo será la cuesta de enero para las familias este año? ¿mayor o menor que en los últimos años?


La cuesta de enero del 2017 se verá afectada por subidas importantes que se notarán de inmediato, como es el caso de los carburante y otras que se notarán un poco más tarde como es el caso de la electricidad y aquellas derivadas de las subidas del combustible. En todo caso, todo parece que el IPC será alto y seguirá la línea ascendente de los últimos meses.

¿Se puede evitar? Tres trucos o consejos básicos para superarla con éxito


Los milagros en cuanto a economía doméstica no existen. El principio básico es no gastar más de lo que uno tiene y, si es necesario recurrir a vías de financiación, ser prudentes y planificar bien las devoluciones.
Hay trucos que podemos aplicar durante todo el año y especialmente durante la cuesta de enero
Planificación: esto significa que definamos, siendo realistas, cuánto dinero podemos gastar. A partir de ahí destinar partidas de dinero para hogar, transporte, ropa y ocio. Las partidas podrán variar en función de las necesidades de casa persona. Durante la cuesta de enero la idea es eliminar aquellos gastos que no son necesarios, en este caso podrían ser los destinados a ropa y ocio.
Seguimiento del gasto: de nada sirve hacer una planificación si no vamos haciendo un seguimiento de lo que gastamos. Rellenar una hoja de excell para saber cómo evolucionan nuestros gastos puede ser una opción para ver si nos estamos pasando o vamos sobre lo previsto. También puede ser que la aplicación móvil de tu entidad desgrane este tipo de información
Reduce gastos habituales: esta medida es específica para épocas de apretarse el cinturón. Se trata de reducir los gastos habituales, aquellos que no puedes dejar de realizar. Por ejemplo, si eres de los que come fuera los días laborales, elimina ese gasto llevando tu propia comida. También puedes sacar un dinero extra con plataformas de crowfounding como bla bla card. Se trata de no aumentar gastos y disminuir al máximo los que inevitablemente haya que hacer.