Divorcio e hipoteca: ¿Qué es la extinción de condominio?

¿Qué es la extinción de condominio?

Una separación matrimonial va más allá de dejar compartir una vida. El divorcio incluye muchas cosas, entre ellas una que puede traer más de un quebradero de cabeza: la vivienda. Cuando el amor es potente e indestructible la compra de la vivienda de forma conjunta es la forma de acceder a una propiedad. Pero cuando llega ese indeseable momento en el que la pareja y matrimonio se rompe, es el momento de “separar” las demás cosas. La vivienda que se compró en común al 50%, así como su préstamo hipotecario, necesitará también de una solución.

Y una de ellas puede ser la extinción de condominio. Veamos de qué se trata.

 

¿Qué es la extinción de condominio?


La compra de la vivienda ha ido acompañada de un préstamo hipotecario, habitualmente también al 50%, es decir, en mitades proindivisas. Tal y como dice Pau A. Monserrat “pedir un préstamo hipotecario supera el compromiso del matrimonio”. En vistas de ello, lo ideal es encontrar la solución que mejor se adapte a la situación, es por eso que aquí aparece la llamada extinción de condominio.

Se trata de una solución jurídica que sirve para dividir la propiedad de un bien común. Como aquí hablamos de una vivienda, en caso de divorcio se podrá separar tanto la propiedad de la vivienda como la titularidad del préstamo hipotecario. Es una solución que es preferible antes que otras como la escritura de compraventa.

¿Por qué? Aporta ventajas fiscales, un ahorro que siempre es interesante. Mientras la compraventa tiene una tributación  que puede oscilar entre el 6% y el 8% (según la comunidad), la extinción de condominio tributa a través de Actos Jurídicos Documentados, lo que supone una tributación de entre el 0,50% y el 1% según la comunidad.

Pero es importante que la extinción de condominio sirve para dejar de ser propietario de una cosa común, en este caso una vivienda comprada en mitades proindivisas. Pero el objetivo no solo es dejar de ser propietario en favor del otro, sino dejar de ser titular del préstamo hipotecario, también en favor del otro. Por eso es necesario que la vivienda acepte esta operación, lo que se conoce como novación. Es decir, que se cambien alguna de las garantías personales.

Es en este punto en el que es esencial recalcar que las entidades no tienen obligación de ceder ante una novación y modificar a uno de los titulares.

 

 

¿Puede el banco negarse a la disolución de condominio y una novación?


El banco es el “tercer jugador” del partido cuando la vivienda tiene un préstamo hipotecario. Y lo cierto es que este tipo de operaciones no son las favoritas de las entidades bancarias.

Ante que un cónyuge deje de ser copropietario de una vivienda no tienen impedimento, lo tienen cuando ese cónyuge quiere dejar de ser titular del préstamo hipotecario. ¿Por qué? Porque como dice Cristina Borrallo, abogada de Futurlegal, “un titular hipotecario es una garantía, por eso el banco no cede a esta salida”. Frente a esto, Borrallo sugiere que al acudir a la entidad bancaria se aporten alternativas como otros titulares, avalistas o cualquier otra figura que aumente la garantía y el banco finalmente ceda a la salida del titular en la hipoteca.

 

Vídeos relacionados:

 

 

 

Sobre el autor del artículo.

Redactora de contenidos formada en el campo de la Publicidad y las Relaciones Públicas por la Universidad Rey Juan Carlos. Me incorporo a iAhorro en 2014 motivada por aportar información clara y transparente sobre el mundo del ahorro y las finanzas.

Más artículos del autor.

¿Conoces los costes ocultos de una línea ADSL o fibra?

¿Conoces los costes ocultos de una línea ADSL o fibra ...

Contratación de seguros vinculados a las hipotecas

Contratación de seguros vinculados a las hipotecas

¿Cuál es el pódium del ahorro? Así ahorramos los españoles

¿Cuál es el pódium del ahorro? Así ahorramos los es ...

Día de la Educación Financiera: ¿Qué retos nos quedan por superar?

Día de la Educación Financiera: ¿Qué retos nos qued ...