Documentación para solicitar un préstamo hipotecario

Documentación general

qué llevar para una hipoteca


Éste es un extracto de la Guía de hipotecas de iAhorro. Puedes descargarla de forma gratuita aquí.

Los bancos solicitan una serie de documentación e información para poder estudiar si nos conceden la hipoteca, además de poder preparar la firma ante notario si nos aprueban el préstamo.
Es importante que sepamos que nos solicitarán esta documentación actualizada y que de nada sirve ir entregando los papeles en tandas. Lo mejor es preparar todo lo que nos piden y entregarlo junto y actualizado. Es la mejor forma de que el empleado bancario no pierda tiempo corrigiendo y actualizando información, y ello irá en nuestro beneficio.
Además una persona que tiene la información preparada y ordenada da una buena impresión al banco, sobre todo si negocia la hipoteca en una sucursal física. El desorden puede indicar mala gestión de nuestra vida y no es un rasgo que guste a la banca, a la que tendremos que devolver el dinero.

Documentación general


Hay una serie de documentos e información que se nos solicitará en cualquier caso, sea cual sea nuestro tipo de contrato o actividad laboral o profesional. Para el caso de los avalistas se solicita la misma documentación que para los titulares de la hipoteca.
Nunca debe faltar en un expediente hipotecario:

  1. Los NIF o NIE en vigor (documentos acreditativos de la persona).

  2. Vida laboral actualizada.

  3. Declaración del IRPF más reciente.

  4. Extracto bancario de los últimos meses. Esta información aporta datos al banco tales como nuestras pautas de consumo, si ahorramos mes a mes o si gastamos mucho en tarjeta de crédito, por ejemplo.

  5. Contrato de arras (si se tiene) o la escritura de compra-venta y del préstamo hipotecario (si vamos a solicitar una subrogación o una reunificación de deudas). También nos van a solicitar en recibo del IBI (contribución).

  6. Escrituras o notas simples actualizadas de todas las propiedades que se tengan.

  7. Últimos recibos pagados de los préstamos personales que tengamos y extracto de nuestras tarjetas de crédito. No hay que decir que si hay impagos o retrasos no nos concederán la hipoteca.

  8. Contrato de alquiler y últimos recibos si actualmente estamos viviendo en una casa arrendada.

  9. Justificantes de otros ingresos o rentas.


Además de esta documentación general, según seamos trabajadores por cuenta ajena (asalariados), por cuenta propia (autónomos) o empresas se nos pedirá una documentación específica.

Documentación de los asalariados


Dado que tenemos una relación laboral que es la que nos genera ingresos cada mes, nos pedirán también:

  1. El contrato laboral en vigor. Si no estamos contratados como indefinidos nos van a poner muchos más problemas que si estamos fijos.

  2. Tres últimas nóminas.


Documentación de los autónomos


Si uno es autónomo y va a solicitar un préstamo hipotecario descubrirá lo que significa tener que presentar documentación a un banco. Dado que el autónomo no cobra si no trabaja, ni tiene derecho a indemnización si se queda sin negocio y además sus ingresos no suelen ser fijos, hay que presentar muchos más documentos para acreditar la capacidad de generar ingresos.
Es muy interesante presentar un resumen ejecutivo con los puntos clave que demuestran nuestra capacidad de pago y capacidad de gestionar el negocio, además de las características de la hipoteca que solicitamos. Los directores tienen poco tiempo, y esta página ha de ser atractiva visualmente y útil para que piense: “vale la pena leerme el resto, este autónomo sabe”.
La documentación fiscal y contable que presentemos ha de estar ordenada y ser completa. Si no somos expertos, que nos ayude nuestro asesor fiscal y contable.
Una advertencia, no pretendamos que nos concedan dinero si nuestros libros contables dicen que estamos en la ruina. Tenemos que presentar beneficios y, si hay bajones en los ingresos o gastos extraordinarios, explicarlos. Como más explicado esté el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias, más posibilidades tenemos que el director acabe mandando la hipoteca a riesgos. Hay muchas operaciones que nunca acaban siendo estudiadas, por culpa de una información deficiente que hace que el director no la acabe leyendo.
Entre la documentación específica que un autónomo debe presentar destacamos:

  1. Resumen anual del IVA del año anterior.

  2. Pagos trimestrales IVA año en curso.

  3. Pagos fraccionados del IRPF del año.

  4. Últimos recibos del pago de la S.S.

  5. Información de ingresos y gastos que amplían la documentación fiscal y contable. ¿Quiénes son nuestros principales clientes y proveedores? ¿Tenemos diversificadas las ventas? ¿Nuevos proyectos pendientes de firmar? Cualquier información por escrito que destaque nuestros puntos fuertes, y que la contabilidad no refleja bien.


Documentación para sociedades


A no ser que seamos una empresa muy grande, es muy improbable que nos concedan una hipoteca a nombre de la sociedad sin que firmen los propietarios o administradores como avalistas. Entre la documentación a presentar se encuentra:

  1. Impuesto de Sociedades, si se está obligado a presentar.

  2. Balance y Cuenta de Pérdida y Ganancias actualizada.

  3. Escritura de constitución y demás escrituras de la empresa. Una vez recopilada la información nos queda lo más difícil, negociar las condiciones de la hipoteca.


Noticias relacionadas
¿Me concederán la hipoteca?
Cómo desgrava la hipoteca en el IRPF