Domiciliar la nómina para reducir la hipoteca

domiciliar nuestros ingresos en la misma cuenta

hipotecas


 .

La domiciliación de la nómina es otra de las vinculaciones clásicas a la hora de contratar la hipoteca. Igualmente suelen bonificarnos con una rebaja de tipos, pero como en otros tipos de vinculaciones en productos financieros hay que analizar los costes. En un principio, domiciliar nuestros ingresos en la misma cuenta en la que tenemos los pagos, y la hipoteca es uno de los principales, es opción cómoda, pero puede que no sea económicamente la más rentable. Si obtenemos mejores condiciones en otras entidades y que nos permitan hacer ingresos regulares de forma gratuita (transferencias) puede que nos sea más
favorable mantenerla la domiciliación de ingresos en otra entidad.
Para ello, debes tener en cuenta que la cuenta en la que vayas a domiciliar la nómina tenga una serie de características:

  • Sin comisiones: Las vinculaciones de la hipoteca (seguros, tarjetas y la propia nómina) lleva a que el banco que nos ha concedido el préstamo sea prácticamente el único o el más importante. Además con el ingreso de la nómina garantizamos al banco unos ingresos periódicos, y la posibilidad de comercializarnos todo tipo de productos, a cambio de este “privilegio”. Por todo ello debemos asegurarnos que los servicios básicos de la cuenta como administración, mantenimiento o transferencia sean gratuitos.

  • Productos y servicios asociados: También tenemos que buscar que productos, fundamentalmente la emisión de tarjetas de débito sea gratuita y procurar que sacar dinero tampoco tenga coste en cuantas más redes de cajeros mejor.

  • Mucho cuidado con las promociones: La opción de domiciliar la nómina para rebajar el diferencial es voluntaria, pero puede que al hacerlo si nos vinculemos con el banco durante un tiempo, algo que consiguen a través de una práctica en apariencia beneficiosa, el regalo. Los regalos por domiciliar la nómina son cada día más comunes, pero con riesgo, si queremos por ejemplo cambiar de entidad tendremos unas penalizaciones que incluso en ocasiones es mayor que el precio del producto. Por ello, lo más recomendable es analizar qué es lo que recibimos y si merece la pena.

  • Ganancias: Aunque no es lo común ya que la función principal no es la rentabilidad, hay nóminas por las que podemos obtener beneficios, ya sea remunerando la cuenta o devolviendo un porcentaje de los recibos que domiciliamos.


Analice bien las condiciones en costes, rentabilidad y vinculación de la cuenta nómina y confróntelo con los beneficios que obtendría en la rebaja hipotecaria y con las condiciones de otras entidades financieras.
Noticias relacionadas
Tarjetas de crédito vinculadas a la hipoteca
Fondos de inversión y pensiones ligados a la hipoteca