El ahorro de Zapatero


ahorro-zapateroDurante la excursión a Turquía que el presidente del Gobierno realizará el pasado fin de semana, Zapatero tuvo tiempo de decidir y negociar la remodelación de su consejo de ministros,  y con ello la sustitución de algunos de sus miembros. Al parecer, dentro de estas incesantes gestiones que mantuvieron a Rodríguez Zapatero colgado de su móvil llamando aquí y allá, el actual inquilino de La Moncloa decidió ahorrar y no llamar por teléfono a la ministra Magdalena Álvarez para decirle que estaba cesada, que iba a dejar de ser ministra, que la echaba del gobierno.

La ya ex-ministra, Magdalena Álvarez, se enteró de su expulsión del gobierno por los medios de comunicación y, como parece lógico, no le sentó nada bien la desconsideración y el desaire de su magnánimo presidente.

No obstante, hay que considerar que el gesto de ahorro de Zapatero estuvo impregnado de responsabilidad y de buen sentido, ya que al no llamar a Magdalena para comunicarle su cese, ahorró unos buenos euros al Estado, que una llamada desde Turquía a España vale una buena pasta y no es plan de hacer subir la factura del móvil presidencial solo para que la ministra se entere a tiempo de su despido, que hasta ahí podíamos llegar.