El impacto para el ahorrador de la reforma fiscal

Reducción de los tramos del IRPF

reforma fiscal y ahorro


Hace un mes, el Consejo de Ministros aprobaba el anteproyecto de la nueva reforma fiscal en nuestro país. Desde entonces, le han llovido las críticas hacia su falta de ambición y profundidad pero fuertemente defendida por el Gobierno.
Para saber cómo afectará realmente a nuestros ahorros, es necesario conocer algunas de sus medidas más interesantes.

Reducción de los tramos del IRPF


En primer lugar, la reducción de los tramos del IRPF de siete a cinco. Esta reducción se producirá de forma progresiva entre el 2015 y 2016, siendo este último año en el cual la reforma entrará plenamente en vigor. Por lo tanto, hasta entonces no podremos observar los resultados en nuestra declaración de la renta.
No puede decirse que esta medida permita ahorrar en impuestos a todos por igual , ya que dependiendo del nivel de renta, algunos tramos no notarán mejoras o incluso verán perjudicada su tributación.
Los trabajadores autónomos también verán reducidas sus retenciones hasta un 19%, frente al 21% que les era retenido hasta ahora. Los más beneficiados serán aquellos con una renta de hasta 12.000 euros, ya que se les aplicará la reducción máxima, hasta el 15%.
Por su parte, las rentas inferiores a 12.000 euros no tributarán.

Un nuevo instrumento financiero: Ahorro 5


La medida de la reforma fiscal relacionada con el ahorro que más llama la atención es la creación de los Planes de Ahorro a largo plazo o Planes de Ahorro 5. Este nuevo instrumento financiero toma la forma de un depósito bancario, cuenta de ahorro o seguro de vida con un fondo máximo de 5.000 euros al año.
La cantidad ahorrada mediante este plan no podrá ser retirada hasta después de cinco años. Pero una vez pasado este tiempo, los beneficios obtenidos estarán exentos de tributaciones. Aun así, queda como en período de tiempo demasiado pequeño como para considerarlo de utilidad real para obtener ahorros dedicados a una jubilación, y demasiado amplio para los menos conservadores.
Para que se haga efectiva la comercialización de los planes de ahorro 5 habrá que esperar hasta el 1 de enero del 2015.

Bajan los tipos que gravan los ahorros


Las ganancias de hasta 6.000 euros al año pasarán a tributar, habiendo entrado la reforma en pleno vigor en el año 2016, del 21% al 19%. Esta reducción se producirá de manera progresiva desde este año hasta entonces.

Familias numerosas y ayuda a discapacitados


Dos de los colectivos que más se verán beneficiados por la reforma fiscal son las familias numerosas y aquellas que cuenten con un miembro con alguna discapacidad superior al 33%. En ambos casos podrán obtener deducciones de 1.200 euros anuales, cuyo cobro estarán en posición de pedir por adelantado, hasta los 100 euros mensuales.

Pensiones


La cantidad máxima que puede desgravarse en un plan de pensiones estaba hasta ahora fijada en los 10.000 euros para menores de 50 años, y hasta 12.500 para los mayores de esa edad.
A partir de enero de 2015, la aportación máxima se verá reducida hasta los 8.000 euros, independientemente de la edad del contribuyente.

Dividendos


La nueva reforma fiscal eliminará la exención de tributar por los primeros 15.000 euros de beneficios por dividendos, de nuevo a partir del 2015, afectando a los pequeños inversores.

De forma general, la reforma fiscal se presenta como beneficiosa en algunos aspectos, como las ayudas a las familias y las rentas más bajas o al ahorro a medio plazo, pero perjudicial en otros, como para los pequeños inversores o los pensionistas.