El oscuro futuro de las energías renovables

España ya no quiere ser la más ecologista



España ya no quiere ser la más ecologista de la UE.

El ingente esfuerzo que pobló de molinos eólicos nuestro paisaje nacional ha terminado por convertirse en una enorme losa que, según la patronal de energías tradicionales (cómo no) y el gobierno de turno que coloca a sus ministros cesantes en sus consejos de administración, nos está desangrando. Tras la euforia inicial que hizo que tanto grandes empresas del ramo energético, como Iberdrola, como pequeños productores, en la mayoría de los casos como autoconsumo, se apuntasen a la barra libre de las eólicas, las fotovoltáicas, plantas de biomasa y termosolares, se ha llegado a un punto en el que el objetivo parece ser eliminar las primas a estas energías, o la bola de nieve del déficit de tarifa acabará con todo el sector energético. Y es que parece que para eliminar el este déficit, que año a año se va engrosando al ritmo de 3 a 4.000 millones de euros, el camino elegido es dejar de subvencionar una energía que supuestamente no está lo suficientemente madura alegando que su (cuestionable) ineficiencia es un lastre para todo el sector energético nacional.

Una de las primeras medidas fue disminuir las primas por la generación a estas empresas, aumentando así el tiempo de recuperación de la inversión. Es por esto que la enorme inversión que se venía realizando ha bajado de forma ostensible a partir del 2010, con lo que se llevó a la crisis a un sector que había crecido de manera exponencial durante varios años, con un alto componente de mano de obra especializada y de investigación y tecnología de respaldo muy elevado.

Otra medida más en este sentido será el borrador de decreto de autoconsumo para las energías fotovoltaica y minieólica que se está tramitando por el Ministerio de Industria, donde se contemplan dos medidas importantes: por un lado vinculan el pago de las primas a la vida útil de las instalaciones, lo que hace que las instalaciones más modernas sean las que más reciben; por otro lado, el pago por parte de los productores de energías renovables, el llamado peaje de respaldo, por la producción de energía, incluso la que dedican al consumo propio, si están conectados a la red eléctrica. Esto hace que todos los productores de fotovoltaica (que sólo querían rebajar su factura eléctrica con una inversión costosa en su día, pero interesante económicamente) se vean gravados con un canon que anula las ventajas económicas de su inversión.

Si este proyecto de ley se lleva a cabo tal y como se ha formulado, supondrá la puntilla para un sector que pasaba por ser el orgullo del país hace sólo unos años, además de la condena para todos al uso de las energías tradicionales ya que con ese canon, los costes superarán los ingresos, sobre todo para los pequeños productores. Quienes no sufrirán con estas medidas, sino todo lo contrario, serán las cinco grandes empresas eléctricas del sector tradicional, lo que puede dar que pensar a los sectores más críticos que esto no es sino una medida más para preservar el oligopolio de las mismas. Y es que lo que jamás se ha contemplado, a pesar del enorme esfuerzo subvencionista (y propagandista en su día), es la creación de un plan sectorial entre empresas, centros de investigación y Estado, que busque un marco tecnológico lo suficientemente rentable para que se logre hacer de este sector un referente en cuanto a tecnología, componentes y profesionales. Entre la desidia y la falta de previsión de nuestros gobernantes, en lo que a industria, investigación y desarrollo se refiere, y la callada resistencia de las empresas del sector energético tradicional, se buscará limitar el uso e implantación de las renovables hasta el momento en que a estas empresas les vaya bien hacerlo o se vean empujadas por el mercado. Y para sellar el pacto, pongamos ministros retirados en los consejos de administración de las grandes energéticas.

Sobre el autor del artículo.

Economista, con amplia experiencia en diversas empresas de distintos ramos. \"Si se puede hacer, se hace, si no se puede es que no es necesario.\"

Más artículos del autor.

Canje de preferentes por acciones de Bankia

Canje de preferentes por acciones de Bankia

5 formas de ahorrar electricidad con la temperatura de casa

5 formas de ahorrar electricidad con la temperatura de ...

El respaldo del Bitcoin

El respaldo del Bitcoin

El certificado de eficiencia energética

El certificado de eficiencia energética