El scoring o por qué no me dan mi minipréstamo

ANTONIO BELTRAN I

¿Qué es el scoring?

El scoring o por qué no me dan mi minipréstamo


Algunos solicitantes de préstamos habrán torcido el gesto al escuchar que su solicitud había sido denegada atendiendo al scoring. Tras este crudo anglicismo se esconde un misterioso e ignoto ente informático dedicado a aprobar y denegar préstamos al servicio de las entidades que los otorgan y que automatizan el proceso.

En este artículo hablaremos de cómo funciona esta misteriosa máquina, los distintos tipos que hay y cómo puede ser interesante de cara al usuario conocer su mecanismo.

 

¿Qué es el scoring?


De manera general, el scoring es un sistema informático automático de valoración de la solvencia económica de los solicitantes de productos crediticios. Es el responsable, en primer término, de que muchas peticiones de préstamos sean rechazadas y actúa como juez implacable ante nuestra situación financiera. Como buen organismo tecnológico se mueve como pez en el agua cuando de homogeneizar respuestas se refiere, ya que su inteligencia artificial le permite ser más “justo” al aplicar a todas las solicitudes los mismos parámetros de análisis; pero no se siente tan cómodo con las excepciones y los casos individuales. Para aplacar la proverbial contundencia del scoring hará falta la intervención humana que perfilará y ajustará la decisión crediticia.

Y es el nivel de intervención del agente financiero en el proceso el que configura los distintos tipos de scoring. Así, mientras en algunas entidades financieras la palabra del computerizado sistema es ley y la mano humana solo lo configura y alimenta, en otras su valoración solo tiene valor informativo para el gestor de préstamos que lo toma como otra fuente de datos financieros a la hora de calibrar la solvencia del solicitante.

El objetivo que se persigue con la automatización es doble, por un lado homogeneizar los criterios de valoración, y por otro aumentar la velocidad de la tramitación de las solicitudes. El scoring no descansa, no se traspapela y no toma café, por lo que su eficiencia a lo largo de las 24 horas del día para dar negativas es continuada e inapelable. Es por ello que aquellas entidades que con mayor celeridad otorgan o deniegan el minipréstamo son aquellas que disponen de unos programas de validación más sofisticados o prestan menos atención a los casos particulares. El requerimiento de acreditación documental por parte de la entidad, tal y como hace la empresa financiera Cashper.es es sintomatológico de un trato “personalizado” de cada solicitud en la que la última palabra no la tiene el sistema, ya que por muy desarrollado que esté el scoring a este animal tecnológico sigue indigestándole la documentación. Esto no es óbice para que tanto la citada empresa como otras del sector puedan, como indica su publicidad, otorgar préstamos en menos de una hora; pero es igualmente cierto que cuanto mayor sea la intervención humana menor será el nivel de automatización.

Lograr un equilibrio entre el estudio personal e individualizado de cada solicitud y la rapidez que permite el scoring es la fórmula del éxito para la eficiencia del sistema.

La implementación de un buen scoring asegura una mejora en las tasas de morosidad frente a las decisiones humanas basadas en el estudio de cada caso, pero de la misma manera, con absoluta certeza, se deniegan automáticamente muchas solicitudes que un análisis detallado hubiera admitido.

 

 

¿Qué y cómo gestiona la información un scoring de un préstamo rápido?


A la hora de otorgar una calificación de crédito o rating un analista financiero tiene en cuenta toda una suerte de datos que, unidos a la documentación disponible, le permite valorar la solvencia del solicitante. El scoring hace lo mismo, es decir, se programa para que realice la misma función en virtud de las características del producto financiero que se oferte. En el caso que nos ocupa, tienen especial peso a la hora de conseguir un minicrédito en el caso de ser moroso estar registrado en un listado como el de Asnef y, para algunas de estas compañías, la cuantía de la deuda registrada en este fichero; además el historial crediticio registrado en las bases de datos de la entidad: número de préstamos, tardanza en la devolución y recargos aplicados. De la misma manera, los ingresos mensuales, la situación laboral y familiar, la edad y su localización geográfica son otros de los parámetros alimentados en el sistema de autovalidación. El algoritmo implementado y su fórmula resultante estudiará esta información y, dependiendo de la cantidad solicitada, decidirá si hay posibilidades de que el cliente incurra en un impago del préstamo, con el resultado de la denegación del mismo. Las políticas crediticias de cada financiera marcarán la pauta e irán ajustando sus valores en función de los índices de morosidad y los beneficios logrados por la entidad.

De cara al solicitante, la información más importante que debe tener presente es la coherencia en la cantidad que solicitar, ya que si se disponen de muy pocos ingresos hay más probabilidades de que su solicitud sea rechazada al optar por la cifra más alta de crédito. Otra razón por la que se rechazan las peticiones de créditos son las incoherencias entre la documentación aportada y los datos registrados en el formulario de solicitud, afirmar que se percibe una nómina cercana a los 2000 euros y que el dato registrado en el justificante de ingresos no supere los 1000, es un buen ejemplo de disparidad que tendrá como consecuencia el rechazo automático. Es por ello que nuestro principal consejo es aportar claridad y sinceridad en los datos de la solicitud y que se ajuste todo lo posible a la realidad financiera del cliente.

 


Nos esforzamos por encontrar la hipoteca perfecta para ti, de forma sencilla, rápida y segura. Somos líderes en el sector y negociamos con las principales entidades bancarias para conseguir las mejores ofertas y poder ofrecerte nuestros servicios de manera totalmente gratuita y sin compromiso.