¿En qué me he de fijar al comparar cuentas?

Alternativas que combinan las ventajas de ambas

cuentas remuneradas


Una cuenta bancaria es uno de los productos básicos que podemos encontrar en cualquier banco. Abrir una cuenta supone en muchas ocasiones el primer paso para establecer una vinculación con un banco, e incluso puede ser un requisito indispensable para poder acceder a otros de sus productos.
Es por ello que a la hora de elegir la cuenta que más nos convenga, debemos tener claro tanto qué es lo que estamos buscando como las características de las ofertas que tenemos a nuestro alcance. ¿En qué es importante fijarnos para comparar las mejores cuentas?

  • Es posible que estemos buscando una cuenta que nos reporte beneficios a cambio de que tengamos nuestra nómina domiciliada, o que nos ofrezca una rentabilidad por nuestro dinero cada cierto período de tiempo, por ejemplo cada mes.
    En el primer caso, la opción más interesante es la contratación de una cuenta nómina, que nos permite domiciliar nuestra nómina, pensión y en ocasiones ingresos periódicos, y ofrece ventajas como puede ser el descuento de parte de los recibos más habituales. En el segundo, las cuentas remuneradas pueden ser lo que estamos buscando. Ofrecen una cierta remuneración (con liquidación de intereses mensual o trimestral, por regla general) a cambio de que tengamos ingresados nuestros ahorros en ella, con total disponibilidad de nuestro dinero. Normalmente una cuenta remunerada no permitirá la domiciliación de la nómina, pero es cierto que algunas entidades ofrecen alternativas que combinan las ventajas de ambas.
    Si lo que buscamos es operar de forma habitual con nuestra cuenta, quizás nos convenga una cuenta corriente al uso.

  • Muchas cuentas ofrecen la posibilidad de obtener descuentos si pagamos con sus tarjetas de crédito o débito en diferentes establecimientos. Dependiendo del tipo de cliente que seamos y las compras que más vayamos a realizar, pueden convenirnos más unas u otras. Por ejemplo, las tarjetas vinculadas a una determinada entidad permiten descuentos en más de 5.000 establecimientos.

  • Las comisiones son también un aspecto importante en el que detenerse. Evitar este tipo de gastos puede ahorrarnos una cantidad de dinero nada despreciable a la larga, o hacer algunos productos bancarios mucho más baratos. El mantenimiento y la administración de las cuentas, las transferencias, traspasos e ingresos de cheques, las penalizaciones por descubierto o la retirada de efectivo en los cajeros son algunas de las comisiones que más cobran las entidades.
    Por lo general, las entidades online suelen hacerse cargo ellas mismas de este tipo de gastos en mayor medida que las tradicionales. Conocer qué va a cobrarnos y qué no el banco con el que tengamos pensado contratar nuestra cuenta nos ayudará a elegir la mejor opción. Otro punto interesante es poder obtener las tarjetas de crédito y débito gratuitas, tanto en su emisión como su renovación.

  • Podemos fijarnos en los productos a los que podemos acceder al contratar una cuenta en concreto. Muchos bancos piden tener abierta al menos una de sus cuentas para acceder al resto de sus ofertas, o incluso a productos exclusivos. Es el caso, por ejemplo, del depósito a tres meses de ING Direct, que presenta unas características muy interesantes pero puede contratarse únicamente si ya tenemos abierta una Cuenta Naranja en la entidad, o por el caso de Banco Mediolanum, que permite acceder a una rentabilidad de hasta el 4,00% si se contratan simultáneamente productos gestionados por la entidad. Dependiendo de nuestras necesidades y los productos o bancos que nos convengan, podemos decidirnos finalmente por una u otra cuenta.


La oferta de cuentas bancarias es muy amplia y, si no conocemos bien sus características, elegir la que mejor se adapte a nosotros puede convertirse en una tare muy complicada. Hay que tener en cuenta que las entidades buscan atraer clientes ofreciendo cuentas muy competitivas, por lo que tomarnos nuestro tiempo a la hora de comparar puede ser una buena manera de llegar a la que más nos convenga.