Formación necesaria para invertir en Bolsa

No invertir en algo que no se conoce

Imagen del vídeo del experto en mercados financieros


La máxima de "no invertir en algo que no se conoce" es tan habitual como imprescindible. Cuánta gente no ha comprado acciones de un determinado valor por el simple motivo que ha encontrado a un amigo que lo ha hecho, o incluso porque lo ha oído por la tele, por no hablar de las oportunidades mágicas de las oficinas bancarias. Este desconocimiento es el principal motivo por el que hay tanta gente que cuando le hablas de bolsa contesta "no quiero saber nada, siempre he perdido", si la bolsa normalmente sube, cabe la pregunta ¿por qué la gente pierde? La respuesta es simple: porque no sabe qué está haciendo, y le lleva a cometer errores financieramente incomprensibles.


Las dos opciones que tiene un ahorrador que quiera invertir en bolsa (ya sea directamente comprando acciones o bien vía fondos de inversión) es o dejar la gestión o el asesoramiento de su dinero a profesionales independientes o bien formarse para hacerlo uno mismo, de hecho en la primera opción también hay que tener conocimientos, ya que nadie garantiza la fiabilidad del gestor o asesor; es más una combinación de ambas suele dar grandes resultados.

La compra de acciones o fondos de renta variable, puede ser muy rentable pero también conlleva un riesgo, y éste es el que formándose en los siguientes aspectos básicos se puede minimizar :

  1. Conocer cómo funciona la bolsa: cuándo se mueve un precio, qué es un índice, tipos de órdenes, liquidez, funcionamiento de los fondos de inversión…

  2. Nociones de análisis fundamental: Este tipo de estudios valoran las acciones en función de datos objetivos; conocer algunos ratios (PER, rentabilidad por dividendo, valor objetivo…), o al menos saber interpretarlos permitirá hacer una selección de activos baratos.

  3. Nociones de análisis técnico: Si bien gracias al fundamental se pueden filtrar las acciones que se pueden comprar, será el técnico o gráfico el que dará un precio de compra, ya sea porque se consolida un soporte o porque se rompe una resistencia. En este campo hay miles de indicadores, osciladores, figuras… no hay que volverse locos y tener una pantalla con muchos de ellos, la simplicidad suele dar buenos resultados.

  4. Gestión de capital: Es fundamental saber cómo funciona la diversificación, qué porcentaje se puede asumir de pérdida por operaciones, cuántas operaciones consecutivas erróneas debe dar una alerta…

  5. El control de las emociones: En muchas ocasiones se da que una persona hace un análisis perfecto de un activo, pero no ha realizado la operación, ya sea por miedo, desconfianza… O todo lo contrario, que por euforia se lance a comprar más de lo que su sistema indica. Es básico controlarse y ser lo más objetivo posible.


Hay multitud de cursos en el mercado; la clave para encontrar uno efectivo es que no prometa imposibles, sino que sea sencillo, simple y que sobre todo para personas que simplemente quieran sacar rentabilidad a sus ahorros enseñe cuestiones básicas y útiles.

A casi todo el mundo le cuesta conseguir tener ahorros, hacer un pequeño esfuerzo más, no solo para mantenerlos, sino también para que obtengan una rentabilidad vale la pena.

Os lo explico en el siguiente vídeo:


Sobre el autor del artículo.

Agente financiero para Sociedad de Valores independiente desde el año 2003; desde el año 2012, cofundador y profesor de una Academia sobre Finanzas y Bolsa. Conocimientos técnicos en inversión en Bolsa, renta fija, fondos y productos derivados.

Más artículos del autor.

Invertir en inmuebles mediante los mercados financieros

Invertir en inmuebles mediante los mercados financieros

Inversiones conservadoras y acciones

Inversiones conservadoras y acciones

BCE y devaluación del Euro

BCE y devaluación del Euro

Consultorio de mercados: ampliaciones de capital

Consultorio de mercados: ampliaciones de capital