'Gamificación' y ahorro: ¿Qué es y cómo se consigue?

¿Cómo aplicar la gamificación al ahorro?


¿Ahorrar es divertido? La respuesta para la gran mayoría seguramente sea “no”. Pero ¿y si tuviéramos una mayor motivación para hacerlo? Quizás así mejoraríamos en nuestra tarea del ahorro –dentro de las posibilidades de cada uno-.

Hablamos de gamificación. Un concepto muy nuevo que es aplicable a casi cualquier ámbito. Pero… ¿Qué es? Básicamente consiste en introducir los elementos propios de un juego en un contexto que nada tenga que ver con el de un juego. Gamificar algo es convertir en juego algo que por definición no lo sería.

El objetivo es conseguir motivar al sujeto, involucrarle y concienciarle de la tarea en cuestión. Pues bien, como decimos este concepto también se puede aplicar al ahorro. Aplicar las mecánicas del juego a contextos como el ahorro puede resultar más que ventajoso para nuestros bolsillos y sobre todo para nuestra educación financiera.

Aprender jugando, motivar el ahorro con la diversión y hacer que el esfuerzo del ahorro y de todo aquello que tenga que ver con las finanzas personales no sea tal esfuerzo, sino que se vea como un momento más relajado y “lúdico” en cierta manera.

¿Cómo aplicar la gamificación al ahorro?


Recordemos que sirve tanto para niños como para jóvenes y adultos. Una forma de aplicar la gamificación en el entorno del ahorro es premiándote por cada logro conseguido. Es decir, que el premio sea lo que te motive a dar los pasos adecuados. Ejemplo: Si consigo ahorrar X€ en X tiempo, haré esto.

Otra opción es la de establecerse retos, con los que motivarse y trabajar para conseguirlos. Por ejemplo, fijar el reto de ahorrar X cantidad al mes, o un porcentaje fijo de los ingresos mensuales. Si se establece el reto, se trabajará para conseguirlo, aunque solo sea por el mero hecho de sentirnos realizados y comprometidos con aquello que nos proponemos. Un muy buen ejemplo de esto es la cuenta de ahorro COINC, con la que poder establecer distintas metas en tiempo y dinero.

Incluso la tecnología a través de las apps pueden ayudar y por lo tanto favorecer al ahorro, hablamos de aplicaciones con las que llevar un mayor control de los retos que se van consiguiendo.

Cuando hablamos de que también sirve para los más mayores, nos viene a la cabeza un ejemplo que puso en marcha BBVA, dos juegos virtuales llamados Jubidreams y Jubigame. Enfocados principalmente para aportar información necesaria a la hora de pensar en la jubilación y cómo planificarla de manera óptima en lo que a las se refiere.

Muy práctico en niños


Muchos son los que piden una educación financiera en la etapa escolar, para no llegar a la edad adulta sin las nociones básicas acerca del funcionamiento de los principales productos bancarios y financieros.

La gamificación de las finanzas en la etapa escolar puede ser una buena opción para ello. Desde iAhorro aplaudimos la iniciativa del portal Finanzas para todos, un portal impulsado por la CNMV y el Banco de España en su plan de educación financiera, que propone lo que ha llamado Banco de juegos, en los que encontrar actividades y juegos con los que poder aprender jugando.

Es un método que permite llegar a más personas sin que el tema de las finanzas personales parezca tedioso a la vez que se conciencia, se aprende y como no, se ahorra. La gamificación aumenta la productividad, y en este caso aumenta esa capacidad de ahorro que nos es siempre tan anhelada.