Productos financieros >

¿Hipotecas para no residentes? Así se tramitan

¿Qué requisitos piden las entidades en las hipotecas para no residentes?

image backgorund post


Resultan ser un tipo de préstamo que existe, no son un mito ni una leyenda. Otra cuestión es que la oferta sea limitada (que lo es) y que las entidades sean más o menos exigentes y acaben o no accediendo a proporcionarlas. Hablamos de las hipotecas para no residentes, es decir, préstamos hipotecarios para la adquisición de un inmueble en España para aquellos extranjeros o españoles que tienen situada su residencia fiscal fuera de España.

Efectivamente, la oferta de hipotecas para no residentes, sean españoles o no, es muy escasa. Esto tiene una explicación. Y es que el hecho de no tener la residencia fiscal en España hace que en caso de que se produzca un impago, sea más complicado el embargo de bienes, siendo la única garantía el propio inmueble que compran en España. Por lo tanto el riesgo analizado por las entidades aumenta.

Otro aspecto importante es el importe del valor de la vivienda que ofrecen, más reducido. No suelen ofrecer una financiación mayor al 70% del valor de la vivienda, encontrándose incluso entidades que no financian más del 50%-60%. Esto supone que el comprador debe aportar de entrada el resto del importe, sumándole los gastos asociados (10%-15% del precio del inmueble).

En cuanto al tipo de interés, es habitual que sea mayor que en las hipotecas “normales” dado que el diferencial que hay que sumar al euríbor (u otro índice de referencia) es mayor.



¿Qué requisitos piden las entidades en las hipotecas para no residentes?


Antonio Beltrán, intermediario de crédito independiente y fundador de Plus Majoristes Financers en la Comunidad de iAhorradores ante una pregunta de un usuario explicaba cuáles son los requisitos y cómo es la manera en la que se tramitan las hipotecas a no residentes.

Entre los requisitos, Beltrán enuncia esencialmente 3:

- Cuota de la hipoteca + cuotas de otros préstamos / hipotecas = no más del 40% de los ingresos.

- Aportar entre un 30% y un 40% del precio de la vivienda + los gastos de escritura de compra y de hipoteca (15% del precio del inmueble).

- Demostrar con documentación los ingresos y que se dispone del dinero para iniciar la compra.

Antonio Beltrán advierte que al tratarse de personas cuya residencia fiscal esté en países de distinto idioma, es probable que la entidad española solicite la traducción de la documentación al castellano (con su correspondiente coste), además de presentar los originales.

El resto del proceso es igual que en cualquier otro préstamo hipotecario ya que la entidad pasa a analizar toda la documentación presentada y comprobar que nuestra solvencia de pago es tal. Pasado este paso, se procede a la tasación del inmueble.

 

Vídeos relacionados:

 



 

Sobre el autor del artículo.


Posts Relacionados