Categoría |

Artículo sobre productos financieros


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

La obligación de ser financieramente independiente

Independencia financiera


Foto de inversora en Bolsa


A día de hoy nos encontramos inmersos en un proceso de importantes cambios en el ámbito económico que nos afectan de forma directa en nuestro día a día. De golpe y porrazo la incertidumbre se ha colado en nuestras vidas y la gran mayoría de las personas no estaban preparadas para ello.


Todo parece indicar que esa incertidumbre ha llegado para quedarse. Poco a poco los políticos nos van insinuando que muchas de las prestaciones que hasta ahora nos ofrecía en Estado de Bienestar dejarán de existir tal y como las conocemos, e incluso algunas de ellas puede que no estén garantizadas en el futuro (en el caso de las pensiones ya nos "aconsejan" que vayamos ahorrando por nuestra cuenta).

En el ámbito laboral, con elevado número de parados que existen en España, es muy probable que nos enfrentemos a un largo periodo de tiempo caracterizado por la existencia de salarios bajos, sobre todo en aquellos trabajos en los que no se necesita especialización alguna.

Por lo tanto, ante esta situación de fragilidad en la que la gran mayoría de las personas tienen que vivir, es necesario buscar una alternativa que nos haga ser lo más robustos posible ante el nuevo contexto económico, y esa alternativa no es otra que trabajar para alcanzar la independencia financiera o, al menos, el  mayor grado de libertad financiera que nos sea posible.

Por independencia financiera entendemos aquella situación en la que nuestro dinero trabaja para nosotros y nos genera una cantidad monetaria en forma de rendimientos que nos permite mantener nuestro estilo de vida pudiendo dejar de trabajar si así lo deseamos.

En el pasado, alcanzar elevados niveles de libertad financiera era considerado como una opción. A día de hoy ha dejado de serlo para convertirse en una obligación, ya que depender exclusivamente de nuestro salario como fuente de ingresos para desarrollar nuestra vida es una temeridad.

Para comenzar a trabajar sobre nuestra independencia financiera debemos cambiar nuestra mentalidad, debemos dejar de pensar en salarios para pensar en desarrollar o comprar activos que nos generen ingresos pasivos.

Un ingreso pasivo es aquel tipo de ingreso que obtenemos sin tener que dedicar tiempo a conseguirlo, sí que dedicaremos tiempo a construir o seleccionar el activo que lo genera, pero una vez hecho esto el dinero llegará solo sin tener que esforzarnos por conseguirlo. A continuación te dejo una lista de activos que puedes comenzar a crear y así comenzar el camino hacia tu independencia financiera:

  1. Dividendos por la tenencia de acciones.

  2. Intereses por la tenencia de depósitos o bonos.

  3. Royalties por los derechos de algún producto creado por nosotros mismos (libros, música, programas informáticos…).

  4. Rentas obtenidas por algún tipo de inmueble (piso, garaje, local comercial…).

  5. Comisiones de un programa de marketing de afiliados.

  6. Venta online de algún producto.


Estos son sólo unos cuantos ejemplos de fuentes de ingresos pasivos que podemos construir en función de nuestras capacidades. Lo importante es comenzar a crear nuestros activos cuanto antes para poder hacer crecer nuestros recursos financieros y así poder estar protegidos  y hacer frente a la incertidumbre que ha llegado a nuestras vidas para quedarse.