La situación de los autónomos y sus opciones de ahorro

Ventaja fiscales

situación de los autónomos


Las cifras de trabajadores autónomos demuestran que este colectivo es cada vez mayor en nuestro país, y de hecho no deja de crecer. Aun así, ha sido uno de los más vapuleados por la crisis económica desde su comienzo.
En el año 2007, los beneficios que declaraban los autónomos estaban situados en una media de 13.525 euros cada año. en el 2012, esta cifra bajó hasta los 9.100 euros anuales, la cifra más baja que se ha alcanzado hasta ahora. Según las estadísticas de la Agencia Tributaria, quedan malas noticias: si tomamos como guía la tributación de los autónomos, resulta que ocho de cada diez no llegan a los mil euros al mes.
Las diferencias entre lo tributado por asalariados (18.691 euros anuales en 2012) y trabajadores autónomos es cada vez mayor. Sin embargo, desde algunas organizaciones como Sindicatos Técnicos de Hacienda (Gestha) señalan que esta diferencia tan llamativa se debe, entre otras razones, al fraude fiscal, ya que los autónomos no suelen declarar a Hacienda todo lo que deberían.
Los autónomos que pueden acceder a tributar por medio del régimen de módulos (calculado a través de variables en las que no influye la facturación real) también son menos, y el acceso a este tipo de tributación será cada vez más restringido, por lo que es muy probable que continúe cayendo durante los próximos ejercicios. La tributación mediante estimación directa aumentó en 2012 un 1,57%.

Ventaja fiscales


Los autónomos cuentan con algunas ayudas fiscales como algunas deducciones de impuestos. En los próximos dos años, estas deducciones serán mayores.
En el año 2012, el Gobierno aumentó la retención para los trabajadores por cuenta propia en seis puntos, del 15% al 21%. La reforma fiscal que entrará en vigor el año que viene reducirá de nuevo este porcentaje de forma gradual, hasta un 20% en 2015 y un 19% en 2016.
Aun así, el colectivo ha pedido al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que establezca con esta reforma una deducción del 18% para los autónomos, de forma general.
A partir de este mes, los autónomos que perciban ingresos de hasta 15.000 euros brutos anuales tributarán al 15%.
Otra de las deducciones a las que pueden acogerse este tipo de trabajadores es a un 20% por creación o mantenimiento de empleo. A la hora de la verdad, son pocos los autónomos que se aplican esta deducción: 20.197 en el año 2012.

Productos para autónomos


Para un autónomo es especialmente importante contratar productos financieros que aseguren un ahorro tanto en el momento como para el futuro, así como la financiación necesaria para el desarrollo de su negocio.
Entre los productos más solicitados por estos trabajadores se encuentran los préstamos personales, que permiten disponer del dinero necesario para comenzar un negocio nuevo o reformar el que ya está en marcha. Empresas como Cofidis ofrecen créditos pensados para cada tipo de necesidad. Otros productos que ofrezcan prioridad a la hora de pedir un préstamo también pueden ser de mucha utilidad.
Ahorrar lo máximo posible en el día a día es una estrategia necesaria a la hora de sacar un negocio adelante. La elección de productos que faciliten el ahorro es siempre un acierto.
Por ejemplo, la Cuenta Expansión de Banco Sabadell permite acceder a sus servicios si contamos con unos ingresos de tan solo 700 euros mensuales. A cambio, los clientes podrán quedar libres de comisiones y ahorrar con sus recibos de luz, gas y telefonía. Unas características interesantes para los autónomos.
Aunque ser autónomo en este momento parece una tarea complicada, conocer algunas de sus ventajas más importantes es una herramienta de gestión indispensable para sacar un negocio adelante sin problemas.