La utilidad de los comparadores de depósitos

¿A que atienden los expertos para puntuar un producto?


Si estamos pensando en adquirir un depósito, para conseguir el mejor tenemos que realizar un análisis detallado de las ofertas que existen en el mercado. Este proceso nos puede llevar demasiado tiempo, y muchas veces no disponemos de él. Para ayudarnos a tomar la elección perfecta existen los comparadores de productos financieros.

Desde iAhorro se proporciona un mecanismo sencillo de entender, pudiendo conocer todas las características de un producto. Incluso aquellas que los bancos tratan de “esconder” para que sus ofertas parezcan mejores. Pero además se realizan comparaciones de las principales características y rentabilidad que obtenemos al contratar un determinado depósito.

La búsqueda se distribuirá por determinados conceptos, pudiendo elegir si queremos la mayor rentabilidad, es decir, la que mayor TAE ofrezca, si es posible su contratación online o bien queremos saber la puntuación que los expertos de iAhorro otorgan a cada producto.

A veces lo que nos hace falta para dar el paso en la dirección correcta, es la valoración objetiva de un experto, que muestre tanto los aspectos positivos como los negativos, porque los productos suelen tener dos caras.

¿A que atienden los expertos para puntuar un producto?


No solo es importante saber la puntuación de cada producto, si tenemos un conocimiento global de las características de un depósito, podremos encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades.
Dentro de un buen depósito, este será mejor para un perfil de cliente o para otro. Con los comparadores podremos realizar una primera criba para después elegir entre los que fueron seleccionados.

  • Rentabilidad: Es el interés que la entidad ofrece a cambio de realizar la operación. Se debe mirar la Tasa Anual Equivalente (TAE) que será la que nos dará la información real sobre el interés al que nos remunerarán, al haberse reducido previamente las comisiones y gastos teniendo en cuenta la duración de la operación. Depende directamente del capital y tiempo por el que realizamos la inversión.



  • Liquidación de los intereses: Los intereses los obtendremos según se hayan pactado la liquidación de los mismos. Se suelen realizar de forma periódica o bien al vencimiento. Si tenemos la posibilidad de elegir su estructura hay que saber que si atendemos a un beneficio financiero es mejor una mayor periodicidad. Mientras que si optamos por atender a la fiscalidad está determinación puede variar.



  • Plazo: Será el tiempo por el que el contrato tenga validez y eficacia. Con un plazo corto obtenemos seguridad, por el conocimiento de nuestras necesidades de liquidez próximas, y la capacidad de cambiar a otros productos que nos resulten más interesantes. Cuando el tiempo se alarga, en cambio, conseguiremos una mayor remuneración.



  • Límites de la inversión: Existen tanto limites mínimos como máximos, dependiendo de las condiciones previstas. A los bancos les ayuda para diferenciar los productos según el perfil del cliente. A los consumidores les facilitará la búsqueda porque habrá a unos a los que puedan acceder y a otros a los que no.



  • Retiradas parciales de dinero: Se suelen producir por la necesidad de liquidez del cliente. Está operación suele estar penalizada por la entidad. De tal manera que se reducirá una parte del interés por la cantidad retirada. Aunque a veces es imposible de llevar a cabo.



  • Cancelación anticipada: En este caso se procede a retirar el capital integro antes del vencimiento previsto, como con las retiradas parciales, puede darse una prohibición de actuación por parte de la entidad dirigida al cliente. También suelen aplicarse bien comisiones bien algún tipo de penalización.


No dudemos en acudir a comparadores para que nos faciliten nuestra elección, así no nos arrepentiremos de haber visto un producto mejor después de haber contratado otro.