La vuelta al cole en clave financiera

Opciones de crédito para la vuelta al cole

Skate y mochila


La vuelta al cole implica para las familias una ristra de gastos, relacionados con los más pequeños de la casa, pero también para los mayores. Libros, prendas de vestir, maletas, material escolar, cuotas de los colegios y universidades, comedor, etcétera, etcétera.


Uno de los costes anuales más sangrante es el de los libros de texto. No porque los libros no sean una herramienta de estudio imprescindible, sino porque no tiene sentido un sistema en el que los libros del mismo curso se cambian cada año. Además, lo normal sería dar la posibilidad a los alumnos de usar libros digitales a precios asequibles, con actualizaciones anuales.

Por otro lado, en cuanto a gastos de determinado material escolar o tecnología, entre otras partidas, el consumo colaborativo es una forma muy interesante de ahorrar costes y, además, obtener ingresos por lo que ya nos nos sirve.

Otra idea original para ahorrar en lo que pagamos de energía son las compras colectivas de energía. En estos momentos iAhorro.com está preparando una, en la que te invito a unirte sin compromiso, rellenando tus datosen en iahorro.com . La compra colectiva consiste en unir a muchas personas que necesitan el mismo servicio, en este caso luz eléctrica. El siguiente paso es hacer una subasta inversa, que las empresas pujen para ofrecer el servicio a un coste menor. Esta subasta la gana el que haya ofrecido un precio más bajo. Cuando haya una ganadora nos pondremos en contacto con los que se unieron a la compra colectiva para comunicarles la oferta, en ese momento el usuario tendrá que decidir aceptarla o no.

  • Si la acepta el servicio pasará a tener el coste marcado en la subasta. El cambio no implica la pérdida del suministro de luz en ningún momento.

  • Si no la acepta no pasa nada, tiene total derecho a hacerlo. No tendrá que pagar nada en ningún momento ni ninguna otra obligación.


Para enfrentar la cuesta de septiembre, la de enero y cualquier otro momento del año en el que los gastos se disparan, como el mes en que nos viene el recibo del seguro del coche o del hogar, además de buscar la mejor relación calidad-precio, hay que tener un buen presupuesto y actualizarlo a tiempo real. Es decir, calcular todos los gastos e ingresos del año, y repartirlos por meses. Si hay algún mes que los gastos superan los ahorros, lo ideal es ahorrar en los meses precedentes para, llegado el gasto, tener ahorros para hacerle frente. Además, tendríamos que tener dinero ahorrado disponible todo el año, para poder hacer frente a gastos imprevistos no presupuestados. Hasta aquí lo que recomendamos los "expertos"; sin embargo, hay muchas familias que no pueden tener un  colchón de 5.000 euros o más (depende de cada familia), en una cuenta remunerada, para hacer frente a imprevistos. Y muchas se ven seriamente comprometidas cuando hay gastos adicionales, por muy presupuestados que los tengan.

Es cuando surgen desfases entre los ingresos y los gastos, que la familia se puede plantear solicitar dinero a crédito. Antes de analizar las diferentes opciones del mercado de crédito, una puntualización: el crédito tiene sentido un año que nos ha sido imposible equilibrar ingresos y gastos, pero es una situación que debe ser corregida. Los créditos no son una herramienta para llegar a fin de mes de forma sistemática, ya que el resultado es empeorar aún más las finanzas familiares.

Opciones de crédito para la vuelta al cole


Hechas las puntualizaciones pertinentes, veamos qué tener en cuenta a la hora de solicitar dinero a crédito.

La mejor opción, generalmente, es tener la nómina en un buen banco, entendiendo por "buen banco" uno que ofrezca ventajas por tener la nómina domiciliada y anticipos de nómina o préstamos nómina rápidos y con condiciones competitivas. Como nos explica Antonio Gallardo en este artículo de Cinco Días, en relación a los préstamos nómina del mercado son créditos "de concesión rápida y que generalmente tienen como límite un número de mensualidades (de 3 a 5 es lo más común). Igualmente exigen cierta antigüedad con la nómina domiciliada, los plazos de devolución suelen ser no muy largos (de 6 meses a 2 años) pero a cambio los tipos de interés suelen ser más bajos que otros préstamos personales. Dentro de esta categoría existen préstamos sin intereses, pero que cobran por anticipado una comisión de apertura y/o estudio. Por ello este coste tiene que medirse con la Tasa Anual Equivalente (TAE) de la operación para poder compararla con otros préstamos, ya que hay casos que pueden ser más caros que otros con intereses."

Las tarjetas de crédito son una arma financiera, pero cuidado si somos de gatillo fácil o no la sabemos usar, ya que nos acabaremos pegando un tiro financiero. Pensemos que es un dinero inmediato que podemos usar de forma puntual, pero hay que devolverlo en pocos meses, ya que el interés que acabamos pagando supera, normalmente, el 20% TAE. Aprender a usar una tarjeta bancaria es un paso previo a solicitarla. Para ello, nada mejor que leer la guía de tarjetas de iAhorro.com, que se puede descargar gratuitamente en este enlace. Las tarjetas "sin cambiar de banco" permiten tener un crédito sin necesidad de abrir cuenta en la entidad financiera.

A un coste que puede multiplicar por 10 el de una tarjeta de crédito, tenemos los minicréditos, cuyo importe no suele superar los 300 euros y se han de devolver en menos de 30 días. El coste, aunque elevadísimo en relación al pequeño importe que se solicita, no es muy superior al que cobran los bancos por un descubierto en cuenta(si tenemos en cuenta la comisión por descubierto). Esta financiación nos traerá muchos dolores de cabeza si no pagamos a tiempo, así que nunca pedirlos si no estamos seguros de poder devolverlos cómodamente en días.

Los créditos rápidos son un tipo de préstamo o crédito, otorgado por una entidad de crédito, cuya característica es la concesión ágil y sin las lentas gestiones de un préstamo tradicional. Se aprueban en una llamada de teléfono o cumplimentando un formulario, si bien la concesión final depende de la comprobación de la documentación y de que no figuremos en ningún registro de impagos, como el ASNEF. No hay que abrir cuenta en la entidad financiera que nos da el dinero, ya que pagamos las cuotas mediante cargos en nuestra cuenta corriente habitual o por transferencia. Dependiendo de la finalidad e importe que necesitamos, los intereses pueden ser muy competitivos o tan caros como tirar de tarjeta de crédito.

Diferentes opciones de dinero a crédito con sus ventajas y desventajas, que debemos analizar con atención. Nunca olvidemos que el dinero que pedimos, tiene un coste y hay que devolverlo. No cae del Cielo.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).