Las hipotecas a tipo fijo

Saber siempre lo que se va a pagar

tipo fijo


Descargando nuestra Guía de hipotecas completa de forma gratuita, podrás resolver todas tus dudas respecto a ellas.
Una de las modalidades de hipotecas que nos encontramos en el mercado hipotecario español son los préstamos hipotecarios a tipo fijo. Pero hemos de decir que mayoritariamente hasta la fecha no son las que más se contratan, ya que este honor lo tienen las hipotecas a tipo variable.
Se trata de aquellas hipotecas que fijan un tipo de interés que permanecerá constante a lo largo de toda la vida de la hipoteca, lo que se traduce en que todas las mensualidades, desde la primera hasta la última, serán del mismo importe. Es por lo tanto para aquellos perfiles de clientes que prefieren la estabilidad a la posibilidad de beneficiarse o salir perjudicados de la variación de los índices de referencia en caso de la contratación de las hipotecas a tipo variable.
Las hipotecas a tipo fijo buscan evitar los posibles sobresaltos en el cambio de las cuotas mensuales cuando se producen las revisiones de tipos anual (o semestral o con la periodicidad que se haya pactado en su caso), ya que tales oscilaciones se trasladarán a incrementos o reducciones en las cuotas mensuales a pagar. Con un tipo se consigue la tranquilidad de saber siempre lo que se va a pagar en concepto de de cuota hipotecaria.
Con respecto a las hipotecas a tipo variable, además de que las cuotas mensuales no varían, presentan una serie de diferencias. Así, las entidades financieras, para garantizar sus beneficios y minorar riesgos de la potencial subida de tipos, que hará que el margen entre el índice y el tipo fijo disminuyese los mismos, suelen poner como tipos fijo intereses más elevados que el resultante de aplicar el diferencial, por ejemplo, al Euribor.
Es decir, con un ejemplo lo comprobaremos. En una determina entidad financiera en estos momentos podemos contratar una hipoteca referenciada al Euribor con las condiciones de Euribor + 1,60 (necesita contratar más productos que solo la hipoteca). Estaríamos hablando de un tipo de interés que rondaría el 3%. Esta misma hipoteca a tipo fijo y supongamos que al mismo plazo (30 años), la está ofreciendo al 6,60%.
Es más cara que las hipotecas a tipo variable, pero lo que se está pagando es la tranquilidad. Si los tipos de referencia subieran y se mantuvieran altos muchos años, tal vez lo que ahora es caro, resulta barato al final de la hipoteca. Este es el problema de comparar hipotecas a tipo fijo y variables, que sabemos lo que pagaremos al final de todo solo en el caso de las fijas, las variables, hasta que no acabamos de pagar la última cuota, no conocemos la factura final.
Otra de las diferencias entre ambos tipos de hipotecas radica son los plazos máximos de devolución del préstamo. Mientras que las referenciadas a tipo variable poseen un plazo de tiempo más largo, pudiendo llegar hasta los 40 años (y los 50 en algunas ofertas hipotecarias puntuales), las hipotecas a tipo fijo se suelen mover en plazos más reducidos como son las opciones de los plazos entre los 12 y los 30 años (esta última cifra ya no todas las entidades la ofrecen llegando muchas a un máximo de 25 años).
Las hipotecas a tipo fijo, determinan cual va a ser el tipo de interés no por la cuantía a solicitar, sino por el plazo máximo al que se puede devolver. Volviendo al ejemplo de la entidad anterior las hipotecas a tipo fijo que comercializa esta entidad oscilarán de la siguiente forma:

  • Plazo en años: 12, 15, 20, 25 y 30

  • Interés nominal fijo: 6,10%, 6,30%, 6,50%, 6,60% y 6,60%


Como vemos, el tipo de interés que se cobrará todos los meses en el cálculo de las cuotas se mantendrá fijo a lo largo de la vida de la hipoteca, pero será mayor en función del plazo que se pida de amortización, siendo mayor el tipo de interés a mayor plazo (6,60% a 30 años).
La razón de que los bancos pongan tipos fijos más altos cuanto mayor es el periodo de amortización se basa en que asumen un mayor riesgo; el riesgo de que los tipos de interés suban y, en cambio, las hipotecas a tipo fijo no. Las cuotas mensuales a pagar son mayores que las que se pagan en las hipotecas a tipo variable, pero al tratarse de forma general de hipotecas a menor plazo, los intereses pagados a lo largo de la vida de la operación son más o menos de importes similares, ya que pagando más a menos plazo se igualan con pagar algo menos de intereses pero a un mayor número de años.
De lo anterior se deduce que las hipotecas de tipo fijo son menos sorpresivas en la cuotas ya que no cambian, pero a cambio suponen un desembolso mensual mayor, lo cual indica que serán contratadas para importes de hipotecas menores que las de variable o por un tipo de cliente que posee sus ingresos mensuales más seguros y elevados que le permitan afrontar el mayor importe de las citadas cuotas mensuales.
Noticias relacionadas
Conceptos técnicos de la hipoteca (VII): la dación en pago
Conceptos técnicos de la hipoteca (VI): el crédito hipotecario

Lista de artículos más recientes

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.