Límites en la cartera de activos en los fondos de pensiones

Coeficiente de liquidez

cartera de forndos


Las entidades gestoras de los fondos de pensiones deben invertir sus activos en interés de sus partícipes y beneficiarios, en base a ciertos criterios de seguridad, rentabilidad, diversificación, dispersión, liquidez, congruencia monetaria y de plazos adecuados a sus finalidades con el fin de adecuarse a la política de inversión y poder responder ante eventuales salidas de patrimonio, ya sea mediante traspasos o prestaciones. Si quieres saber más sobre planes de pensiones, puedes descargarte nuestra Guía gratis aquí.

Coeficiente de liquidez


Dependiendo de las necesidades de liquidez de cada fondo, se deberá mantener ésta en depósitos a la vista y en activos del mercado monetario con vencimiento no superior a tres meses.
El objetivo es que el fondo pueda utilizar esta liquidez para la venta de participaciones exigidas por los partícipes, sin que sea necesaria la venta de activos en momentos que la gestora no encuentre adecuados y peligre la rentabilidad del fondo y los planes que lo integren.

Inversión mínima exigida al fondo de pensiones


Para garantizar que el fondo pueda hacerse cargo de necesidades de liquidez que superen el coeficiente comentado anteriormente, se exige que la mayor parte del fondo esté invertido en activos considerados como líquidos para que la gestora pueda ordenar la venta de forma ágil y rápida. Concretamente, el fondo deberá estar invertido en un 70% mínimo en los siguientes activos:

  • Valores admitidos a negociación en mercados regulados, como las Bolsas.

  • Derivados negociados en mercados organizados (futuros u opciones, por ejemplo).

  • Depósitos bancarios.

  • Créditos con garantía hipotecaria.

  • Inmuebles (incluido Instituciones de Inversión Colectiva Inmobiliarias).

  • Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), como fondos de inversión, fondos de pensiones o Sicavs, siempre que:



  1. Sus participaciones de tengan la consideración de valores cotizados no estén admitidas a negociación en mercados regulados.

  2. Las acciones de las Sociedades de Inversión estén admitidas a negociación en mercados regulados.

  3. No sean IIC de inversión libre o IIC de IIC de inversión libre.


Límites máximos en función del tipo de activo


Una vez visto dónde debe estar necesariamente el 70%, por la seguridad que ofrece diversificar las inversiones, es necesario limitar la agrupación de riesgo en una empresa determinada o instrumentos derivados de ésta (deuda, acciones, fondos…).
La liquidez, fundamental en cualquier inversión, y sobre todo en la de los fondos de pensiones, también se limita de forma adicional al 70% que tiene que estar invertido en activos líquidos tal como hemos visto en el punto anterior.
Así pues, adicionalmente, hay estas limitaciones que ofrece más seguridad, al ahorrador:

  • Valores o instrumentos financieros emitidos por una misma entidad, más los créditos otorgados a ella o avalados o garantizados por la misma, a excepción de los depósitos en entidades de crédito: 5% como norma general y 10%, mientras no invierta más del 40% en entidades en las que se supere el 5% del activo

  • Inversión total en varias empresas de un mismo grupo, excluyendo los depósitos en entidades de crédito: 10%

  • Valores o instrumentos financieros no admitidos a cotización en mercados regulados o que, aún estándolo, no sean susceptibles de tráfico generalizado e impersonal, excepción hecha de los depósitos en entidades de crédito: 2% si están emitidos o avalados por la misma entidad, 4% si están emitidos o avalados por entidades del mismo grupo

  • Instituciones de Inversión Colectiva o 5% para una IIC o para varias gestionadas por la misma Gestora o por varias que pertenezcan al mismo grupo; si sus participaciones no se consideran valores cotizados o no están admitidas a negociación en mercados regulados o las acciones de Sociedades de Inversión no sean susceptibles de tráfico generalizado e impersonal y estén admitidas a negociación en mercados regulados o sean IIC’s de inversión libre o IIC’s 20% para una IIC o para varias gestionadas por la misma Gestora o por varias que pertenezcan al mismo grupo; si si sus participaciones se consideran valores cotizados o están admitidas a negociación en mercados regulados o las acciones de Sociedades de Inversión sean susceptibles de tráfico generalizado e impersonal y estén admitidas a negociación en mercados regulados

  • Valores o instrumentos financieros emitidos o avalados por una misma entidad, las posiciones frente a ella en instrumentos derivados y los depósitos que el Fondo de pensiones tenga en dicha entidad: 20%, incluidas varias entidades del mismo grupo (excluyendo IIC’s gestionados por una misma entidad o grupo)

  • Valores o instrumentos financieros emitidos por entidades del grupo del promotor de los Planes de Empleo que integren: 5%

  • Inmuebles, créditos hipotecarios, derechos reales inmobiliarios, inversiones en IIC inmobiliaria y en sociedades, cuyo objeto social exclusivo sea la tenencia y gestión de inmuebles y cuyos valores no estén admitidos a cotización en mercados regulados: 10% en un mismo inmueble, crédito hipotecario, derecho real inmobiliario o sociedad de tenencia de gestión, 20% en una misma IIC inmobiliaria o varias si están gestionadas por la misma Gestora o del mismo grupo y 30% en global.


Límites máximos de instrumentos financieros en circulación de una entidad



  • Instrumentos financieros emitidos o avalados por una misma entidad: 5 %



  •  IIC’s siempre que esté admitido a negociación en mercados regulados o la participación en la IIC se considere valor cotizado: 20%



  • Fondos de Capital Riesgo autorizados a operar en España: 20%


Límites de endeudamiento


Para evitar riesgos en caso de impagos los fondos de pensiones tienen completamente prohibido endeudarse; algo totalmente lógico, teniendo en cuenta que si se produce una evolución desfavorable del fondo o necesidades de liquidez extraordinarias el tener que afrontar amortizaciones de deuda, puede suponer pérdidas superiores al fondo, que además no serían coherentes con la política del fondo.
Hay tres excepciones a esta norma:

  1. Ofrecer liquidez con el fin de poder pagar las prestaciones a los beneficiarios, en este caso se debe comunicar a la DGSFP y, además la deuda no puede superar el 5% del patrimonio del fondo.

  2. No se tiene en cuenta como deuda la derivada de la diferencia de días entre una operación y la liquidación de la misma; por ejemplo, una venta de activos en bolsa española liquida tres días después de la operación, sin embargo, ese dinero puede ser utilizado en nuevas compras.

  3. Los fondos de pensiones, técnicamente tienen una deuda con todos los partícipes o beneficiarios a los que les tendrán que pagar unas prestaciones en el futuro, evidentemente este endeudamiento tampoco se tiene en cuenta.


Noticias relacionadas
Planes de pensiones: ¿ante quién reclamar?
Tipos de fondos y planes de pensiones y derechos consolidados