Lo que debes saber antes de contratar una tarjeta

Oferta destacada


Los datos del dinero de plástico muestran cierta concordancia con los tiempos que corren. Durante el pasado año, más de 41 millones de tarjetas de crédito circulaban en España, 3,5 millones menos si se comparan con el 2008. A pesar de este descenso, sigue siendo toda una aliada para sobrevivir a los gastos del mes. Pero, cuidado, no todo son ventajas. Con este instrumento de pago, también hay que tomar ciertas precauciones.

Desde las organizaciones de consumidores se recomienda ser cautelosos a la hora de contratar una tarjeta de crédito. Es cierto que puede ser una herramienta muy útil cuando de organizar el presupuesto se trata, pero también requiere de cierto análisis previo para evitar cuotas abusivas, comisiones inesperadas e intereses más altos de lo habitual.

No todas las tarjetas son iguales porque cada una ofrece "extras" distintos: puntos, descuentos en compras, pago aplazado en compras... lo más importante es saber qué uso se le va a dar a la tarjeta y en función de esto escoger aquella que mejor cubra estas necesidades.

Entre los aspectos que hay que tener en cuenta están el límite de gasto del que se dispondrá, el interés y la cuota anual a pagar. A mayor límite, mayor será el coste asociado a la tarjeta. Hay que pensar que no deja de ser una especie de "crédito" que ofrece el banco a sus clientes y cuanto mayor sea el límite (crédito) dispuesto, más intereses se cobrarán (pues la entidad está asumiendo más riesgo con la operación).

Otras preocupaciones se han de tomar con referencia al uso de la tarjeta en el extranjero, ya que las compras efectuadas en países con monedas diferentes al euro, puede conllevar un sobrecargo del 3% sobre el importe de la compra. Lo mismo ocurre con la disposición de efectivo a través del cajero.

La fecha de pago de las compras también es importante tenerla en cuenta y que debe ser analizada con relación a la fecha de los ingresos propios. De esta manera, se tendrá la seguridad de que la economía familiar no se verá resentida por esos cargos, a veces imprevistos. La mayoría de las entidades suelen girar el recibo los primeros días del mes, aunque otras permiten pagos divididos en cuotas para las que se aplicará, siempre, un interés. Si llegado al vencimiento, no se tiene saldo suficiente en la cuenta, se puede solicitar al banco un fraccionamiento del pago pero, cuidado, hay que estudiar muy bien el tipo de interés de esta operación (que puede variar en función de la entidad y del importe pendiente) y evitar que esta práctica sea habitual todos los meses. Esto solo llevará a un más que probable endeudamiento.

Oferta destacada


Afortunadamente, no todos los bancos aplican una comisión anual ni son tan restrictivos en cuanto al límite de crédito.

Es el caso de la Tarjeta Oro de Obsidiana, una idea de Bankinter con Obsidiana como empresa que cubre la demanda de servicios financieros y especializados en tarjetas de crédito y préstamos. El límite de crédito que se puede solicitar es de hasta 5.000 euros y la cuota anual es gratuita. Además, en 48 horas puedes tener en tu cuenta asociada dinero dispuesto de la tarjeta, a modo de préstamo rápido. La ventaja es que no hace falta cambiar de banco y en la forma de pago aplazado cuenta con interesantes tipos de interés, siendo el nominal mensual del 1,66% y el nominal anual del 19,92%.

Como extra se encuentra la devolución de compras de un 5% en compras aplazadas durante el primer año desde la fecha de contratación y del 3% de las compras aplazadas a partir del segundo año.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).