Los mejores productos para el ahorro

¿Por qué ahorrar?

productos para ahorrar


Conocer la mejor manera de ahorrar con los productos que las entidades ponen a nuestra disposición es una de las formas más interesantes de sacar partido a nuestro dinero. Para conocer las formas más sencillas de ahorro, puedes descargar gratis nuestra Guía de ahorro.

¿Por qué ahorrar?


La respuesta es una sola palabra, interés, ese es lo que tu dinero devenga para ti. En otras palabras, es lo que te paga el banco por tener su dinero depositado con ellos.
El interés es un porcentaje del saldo de su producto financiero que el banco te paga de forma regular. Encontrarás distintos tipos de productos de ahorro que ofrecen diferentes tasas de interés, además cada una tendrá sus comisiones, reglas, requisitos de saldo mínimo, etc. “Asegúrate de escoger aquella que más te convenga o una combinación que satisfaga tus necesidades financieras”.

Distintas formas de ahorrar


Cuenta corriente: Nos permite disponer en cualquier momento del dinero depositado en ella y, aunque depende de la entidad, normalmente no suelen ofrecer remuneración o tipo de interés alguno. Es el producto que se suele usar para las operaciones más comunes, pues permite domiciliar recibos, ingresar cheques, disponer de tarjetas o domiciliar nómina, por eso muchas veces se denominan cuentas nómina.
Cuentas de ahorro o cuentas remuneradas: Son productos destinados al ahorro de los saldos a la vista. Normalmente no permiten domiciliar recibos o
disponer de tarjetas, con lo que tenemos que tener otra cuenta para la operativa normal.
Depósitos a plazo: Es una imposición a un plazo determinado, es decir, es la entrega al banco de una cantidad por un tiempo estipulado en el momento de contratación a cambio de una remuneración. No podemos disponer del dinero hasta que dicho plazo haya finalizado, aunque se permite la cancelación anticipada pagando normalmente una comisión.
Pagarés bancarios: son un producto de renta fija emitido por una entidad financiera. El ahorrador deja un dinero, que se le devuelve cuando vence el pagaré. Los intereses se cobran junto con el importe invertido a vencimiento. No se pueden cancelar anticipadamente.
Fondos de inversión: patrimonio sin personalidad jurídica que se configura con las participaciones particulares de sus inversores. Según el tipo de política de gestión invierten en diferentes tipos de activos, desde los más seguros fondos monetarios a los más arriesgados fondos de renta variable. Permiten al ahorrador invertir en mercados de todo tipo y localización geográfica dejando la gestión en
manos de profesionales.
Inversión directa en Bolsa y otros mercados (futuros, Forex, CFDs…) mediante un bróker: invertir en acciones no es más que comprar y vender valores bursátiles que cotizan en un mercado secundario (las Bolsas), en base al dividendo que reparte y la posible ganancia que tendremos si su precio sube. Es una de las inversiones más rentables para el ahorrador particular, pero a cambio se asume el riesgo de perder capital.
Planes de pensiones: es el producto a muy largo plazo típico. Se gestionan de forma similar a los fondos, si bien no se puede rescatar la inversión hasta la jubilación (o en casos extraordinarios como enfermedad grave o paro de larga duración).
Seguros: son una forma de ahorrar para cubrirnos en caso de que se produzca un determinado suceso, sea una enfermedad (seguros de salud), en caso de fallecimiento para cubrir a los beneficiario (seguros de vida) o para accidentes de coche, entre otros.

Ahorrando con tu financiación


No sólo se ahorra invirtiendo el dinero en productos rentables, también es una forma de ahorra gastar menos en los productos de financiación que se contratan.
Préstamos y créditos personales: el préstamo personal es un contrato en que el que deudor (el cliente que recibe el dinero) se compromete a devolver el préstamo dinerario en cuotas mensuales y pagando un tipo de interés como compensación al acreedor. La garantía de devolución de la deuda es personal, con todos los ingresos, derechos y bienes presentes y futuros. En el caso del crédito podemos volver a utilizar el crédito dispuesto, como una línea de crédito.
Préstamos hipotecarios: el negocio jurídico conocido por hipoteca consiste en un préstamos que concede una entidad financiera, cuya garantía de devolución es un bien inmueble, que es hipotecado. Hay que tener en cuenta que si el 605 del inmueble no bastase para cancelar la deuda, en caso de impago, el banco puede ir contra el patrimonio restante del titular (si no acepta la dación en pago).

Servicios que te ayudan a ahorrar


Línea ADSL: ADSL son las siglas de Asymmetric Digital Subscriber Line (Línea de Abonado Digital Asimétrica). Es una tecnología de acceso a Internet de banda ancha, lo que implica capacidad para transmitir más datos, lo que, a su vez, se traduce en mayor velocidad.
Telefonía móvil: Cada vez usamos más las ventajas y los servicios del teléfono móvil por eso es muy importante que conozcas las mejores maneras de ahorrar dinero en tu factura de móvil y la forma de encontrar la tarifa móvil te intereses según tus necesidades.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).