Productos financieros >

Los millennials transforman el sector de la banca

¿Cómo se ha adaptado la banca a los millennials?

image backgorund post


La generación cuya edad está comprendida entre los 18 y 34 años es la conocida como Millennial. Estos jóvenes no conocen un pasado sin Internet; están constantemente utilizando herramientas tecnológicas que aplican a todos los ámbitos de su vida.

Son personas que, comparadas con otras generaciones, tienen un alto nivel de estudios de grado superior y se les conoce también por retrasar la formación de un familia por la complicada situación económica actual.

Tal y como afirma el Centro de Innovación de BBVA, los millennials tienden a confiar menos en las generaciones anteriores, es decir, se consideran independientes y tienen un mayor descontento político y religioso. Esto sumado a la gran dificultad para encontrar empleo y poder independizarse ha generado este sentimiento de desconfianza. Esta incredulidad se ha trasladado a los bancos también.

Tanto es así que, según datos del Informe The Millennial Disruption Index (MDI), el 53% de estos jóvenes no ven diferencia entre su banco y todos los demás; el 71% prefieren ir al dentista antes que escuchar lo que los bancos están diciendo; el 33% considera que no necesitan un banco en absoluto porque con los canales bancarios es suficiente y el 73% tiene más interés por una nueva oferta de financiación que provenga de Google, Amazon, Paypal o Apple.

Esto ha provocado que el sector bancario haya visto un nuevo nicho de negocio en esta generación para la que adapta sus productos financieros.

¿Cómo se ha adaptado la banca a los millennials?


Para atraer a esta generación, los bancos se han inmerso en un proceso de digitalización que incluye la irrupción de las llamadas Fintech, es decir, plataformas que utilizan las nuevas tecnologías para la operativa bancaria.

Prácticamente la mayoría de los jóvenes no acuden a una oficina, lo que ha promovido la creación de aplicaciones móviles con las cuales los bancos pueden ofrecer sus servicios. Sus clientes pueden tener un control de su operativa diaria, además de aplicaciones de pago móvil. Así se agilizan los trámites y tienen financiación al alcance de su mano en un solo clic.

Las tarjetas contactless, la forma de abrir una cuenta que ha implementado BBVA con un selfie o Mastercard que ha utilizado esta misma forma para permitir realizar pagos, se han ideado para este sector de la población con el objetivo de ahorrar tiempo, todo ello sin papeleos y de manera online. Sin embargo, también repercute negativamente en un menor uso de los cajeros automáticos.

Productos millennials


En abril de 2017, Banco Santander lanzó dos cuentas enfocadas a este target joven. Estos dos productos son las llamadas “Cuenta 123 Smart” y la “Cuenta 123 Smart Premium” las cuales se pueden contratar desde el móvil.

La Cuenta Smart 123 sin comisiones por mantenimiento, se ha creado para que los jóvenes con una edad comprendida entre los 18 y 31 años puedan controlar toda su operativa de forma online a través del teléfono móvil. Proporciona una tarjeta de débito y acceso desde la App Santander a toda la información necesaria sobre empleo, emprendimiento y formación.

Con la versión premium de esta cuenta pueden obtenerse bonificaciones del 1%, 2% y 3% en las compras realizadas con la Tarjeta 123 Smart. Además facilita el acceso a financiación tanto para un teléfono móvil como para un coche, pagando una tarifa plana de 2€ al mes.

Por otro lado, Imaginbank es la primera entidad solo para dispositivos móviles totalmente adaptado al público millennial y a las formas de consumo actuales. Se trata de la cuenta Imagin, exenta de comisiones con la que podrás acceder y gestionar el dinero a través del móvil.

Para no llevarte sorpresas a final de mes, la aplicación dispone de una función que permite organizar tus compras asociando una foto al gasto. Es decir, cada vez que compras en algún establecimiento, selecciona la compra realizada con tu tarjeta, añade una foto del producto añadiéndole un nombre, y etiquétala como un recuerdo o un ticket para que sepas en todo momento lo que has comprado a lo largo del mes.

Además permite retirar efectivo en cajeros Caixabank y pagar con el móvil olvidándonos de la tarjeta. Este producto de Imaginbank se completa con una serie de descuentos y experiencias.

La generación de los nativos digitales está cambiando la interacción de los clientes con los bancos que también reclaman un nuevo tipo de servicios financieros.

 


 

Sobre el autor del artículo.