Los objetivos de Novo Banco

inoperativo como entidad financiera

novo banco


El nuevo banco creado a partir de las cenizas de banco Espirito Santo ha comenzado ya a funcionar casi con normalidad después del escándalo financiero que ha supuesto el final del BES tal y como lo recordábamos.
Para sanearse, Novo Banco ha necesitado de ayudas que ascienden hasta los 4.900 millones de euros. La mayoría del dinero, 4.400 euros, provenía de la cantidad que quedaba de las ayudas provenientes del acuerdo entre la Unión Europea y Portugal en 2011 para hacer efectivo el rescate a la banca lusa. El resto se ha tomado del Fondo de Resolución Bancaria de Portugal, que además es ahora mismo el único accionista de Novo Banco.
Los activos considerados como tóxicos han quedado en un “banco malo” que ha quedado inoperativo como entidad financiera. Un punto diferente en la nacionalización del que alguna vez fue el BES es que, en esta ocasión, serán los propios accionistas y tenientes de deuda subordinada y no los contribuyentes los que tendrán que hacerse cargo de ellos.
Por esta razón, lo más probable es que pierdan todo una gran parte de su dinero. Por encima del resto, verán pérdidas aún mayores los dos principales accionistas del BES, la propia familia Espirito Santo (con un 20,1% del capital total) y el banco francés Crédit Agricole (con un 17%). Esto deja a Novo Banco como la entidad que desarrollará las actividades económicas y se ocupará de satisfacer a sus clientes, para lo cual deberá cumplir con una serie de objetivos.

  • Debido a la forma en la que ha caído el BES, lo más seguro es que Novo Banco tenga que esforzarse por mantener una imagen de confianza para tratar de mantener a los máximos clientes posibles y conseguir más en un futuro. Aunque poco puede hacerse para evitar la emigración masiva de los clientes a otras entidades una vez un banco comienza a tener problemas y, sobre todo, a necesitar de ayudas públicas, en Portugal ya se ha lanzado una campaña que pretende alejar la imagen de Novo Banco de la que tiene ahora mismo el BES.

  • Los ahorros de aquellos clientes que han pasado a Novo Banco (es decir, los que no hubiesen comprado acciones o deuda subordinada) se encuentran a salvo. La recapitalización a la que se ha sometido la entidad permite que ésta pueda funcionar con normalidad. Tanto los depósitos contratados en ella-también los de nuestro país- como otros productos similares se han mantenido intactos. El nuevo banco tendrá que seguir ofreciendo esta seguridad y tratar de no sacrificar las ventajas de sus mejores productos en la medida de lo posible

  • El nuevo banco mantendrá los productos que podían contratarse antes de que cambiase de nombre. De la misma forma, los antiguos clientes podrán seguir haciendo uso de sus productos sin que cambien las condiciones con las que los contrataron en un principio.

  • El Banco de Portugal pretende encontrar el mejor comprador para la entidad, que ahora se encuentra nacionalizada. Como ya hemos comentado antes, el 100% de Novo Banco pertenece al Fondo de Resolución Bancaria de Portugal.

  • España es el segundo mercado extranjero más importante para Novo Banco, así como lo ha sido para el BES. Otro de los retos para la nueva entidad será el de mantener la fidelidad de sus clientes españoles, un punto clave dentro de su estrategia comercial.


Eso sí, para ver cómo se desarrolla Novo Banco y si cumple con todos los puntos que se le exigen. Por ahora es demasiado pronto para tener claro qué sucederá con la entidad en los próximos meses, hasta que se normalice su situación.