Los pagarés bancarios como productos de ahorro

Noticias relacionadas

qué es un pagaré


Los pagarés de bancos y cajas son un producto de renta fija que consiste en un compromiso de una entidad privada (en el caso de los pagarés de bancos y cajas la propia entidad financiera que los emite) de pagarnos una determinada cantidad de dinero en un plazo establecido. Si tienes dudas sobre cualquier producto bancario utilizado para sacar el mejor partido a tu dinero, puedes consultar nuestra Guía de ahorro, disponible para descargar de forma gratuita aquí.

El cliente entrega una cantidad de dinero a la entidad financiera que a cambio emite un pagaré bancario con el compromiso de devolverle este dinero más los intereses pactados a vencimiento.
A pesar de sus similitudes con los depósitos a plazo fijo, los pagarés no están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos y su seguridad depende de la solvencia de la entidad financiera que los emite.
Diferencia de los pagarés con los depósitos:
Hay importantes diferencias entre los pagarés y los depósitos a plazo fijo que el ahorrador tiene que conocer y valorar antes de estudiar la inversión:

  • A los bancos y cajas nacionales les resulta más barato ofrecer pagarés que depósitos para captar ahorro. Los depósitos que ofrecen un interés por encima de la media están penalizados por la conocida como normativa Salgado, que obliga a las entidades adheridas al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) español a aportar un extra si sus depósitos superan un determinado tipos de interés. No ocurre lo mismo con los pagarés, que no tienen limitada la competencia en rentabilidad y por ello suelen ofrecer mejores tipos de interés que los depósitos.

  • Los pagarés tienen menos liquidez que los depósitos, ya que no se pueden cancelar anticipadamente. Si queremos recuperar nuestra inversión en pagarés tendremos que venderlos en el mercado secundario al precio de cotización de cada momento, pudiendo incluso perder parte del capital (o ganar más).

  • Los pagarés son menos seguros que los depósitos, ya que no están garantizados por el FGD. La solvencia de la entidad financiera que los emite es clave, ya que en caso de problemas seríamos un acreedor ordinario más.


Noticias relacionadas
¿Cómo funciona un depósito a plazo fijo?
Cómo elegir la mejor cuenta de ahorro