Productos financieros >

Los peligros de una hipoteca multidivisa

Principal riesgo: deber más de lo que se solicitó

image backgorund post

yen euro libra dolar


Sabemos que existen distintos tipos de hipotecas (fijas, variables y mixtas principalmente), pero entre las más desconocidas nos encontramos con la hipoteca multidivisa. Se trata de un préstamo hipotecario que tuvo su máximo esplendor en los momentos en los que el principal índice de referencia, el euríbor, se encontraba en sus cotas más altas. La hipoteca multidivisa se posicionaba como una opción para pagar tipos de interés menores.

He ahí el doble filo de este producto. Un producto a medio camino entre préstamo hipotecario y producto de inversión ya que su funcionamiento tiene cierto carácter especulativo. El funcionamiento de las hipotecas multidivisa se basa en que el índice al que está referenciada la hipoteca es extranjero (por lo general solía ser el líbor) y el pago de la hipoteca se había a través de otra divisa que no fuera el euro. El “atractivo” de este tipo de hipoteca residía por tanto en que los índices extranjeros estaban cotizando por debajo del euríbor y por lo tanto la teoría decía que se podía pagar menos.

 

Principal riesgo: deber más de lo que se solicitó


Pero la teoría llega a su fin cuando los tipos cambian y los precios de las monedas lo hacen también. Y es que aquí el componente especulativo entra en juego y por consiguiente el mayor riesgo, deber más de lo que inicialmente se solicitó. Ya que la aunque se pague en euros la cuota mensual, la moneda con la que se amortiza el capital es en la moneda extranjera en cuestión (yenes, francos…) por lo que hay que realizar un cálculo del cambio del euro a la divisa en cuestión.

Y es este cambio de moneda el que puede variar a lo largo del tiempo. La fluctuación del valor de la moneda no es determinada por lo que el importe en euros que inicialmente se debía puede aumentar debido al tipo de cambio de la divisa a la que esté asociada la hipoteca multidivisa cuando la divisa coja fuerza y aumente su valor respecto al del euro. Consecuencia, acabar debiendo más dinero del que se solicitó provocado por una comercialización poco transparente y sin información de riesgos.

Es decir, una hipoteca multidivisa es un producto para personas con conocimientos financieros técnicos y especializados y no un producto para clientes minoristas.

Se trata de un producto para el que es necesario en primer lugar la transparencia en la comercialización, la información no solo en el momento precontractual sino también información a lo largo de la vida del préstamo hipotecario en multidivisa. El cliente bancario debe de conocer los riesgos que no son pocos, sino que además son altos, y los costes que tiene este tipo de producto. Las entidades están obligadas a informar de todas las consecuencias negativas que tiene la evolución de la divisa a la que se ha ligado el préstamo.

 

 

Abusivas las hipotecas multidivisa que se comercializaron sin transparencia


Así lo ha sentenciado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Son abusivas aquellas hipotecas multidivisa que se hayan comercializado con falta de transparencia.

De hecho, la sentencia hace hincapié en la obligación de cláusulas y contratos transparentes, al indicar que “la exigencia de que una cláusula contractual debe redactarse de manera clara y comprensible se ha de entender también como una obligación de que el contrato exponga de manera transparente el funcionamiento concreto del mecanismo al que se refiere la cláusula que se tratase”. Es más, en otra cuestión de la sentencia, hace mención a que la obligación de que se expongan las cláusulas de forma transparente es para que “el consumidor de que se trate esté en condiciones de valorar, basándose en criterios precisos e inteligibles, las consecuencias económicos que se derivan para él”.

Son muchos los que hablan de que la hipoteca multidivisa es un producto tóxico y mal comercializada, con información escasa y poco transparente, donde no solo no se informaba del funcionamiento real del préstamo sino que además tampoco no se advertía de los riesgos y las consecuencias que tenían las variaciones de los tipos de cambio.

Producto con más contras que pros donde miles de afectados esperan el pronunciamiento del Tribunal Supremo y que éste sea favorable para ellos con el objetivo de poder cambiar el índice al que está referenciado su hipoteca y su tipo de interés.

 



 

Sobre el autor del artículo.