Los productos bancarios de siempre pero reinventados

La cuenta remunerada COINC


Las entidades apuestan por lo conocido, aquellos productos que manejan desde siempre los clientes y es que “mejor malo conocido que bueno por conocer”. Con la cantidad de productos financieros que existen en el mercado, tenemos que encontrar los mejores. Con esta gran competencia y oferta la mejor estrategia que se puede llevar a cabo es la de renovar los productos y hacerlos más apetecibles.

Hoy daremos tres ejemplos de los productos más tradicionales pero con nuevas propuestas que los hacen aún más interesantes.

La cuenta remunerada COINC del nuevo portal de ahorro ideado por Bankinter. Es una buena herramienta para horrar con el fin de conseguir metas concretas, comprar un coche o irte de viaje. De esta manera introduciremos una serie de objetivos que tendremos que ir cumpliendo de manera paulatina hasta llegar a la meta final. Gozamos de total flexibilidad, nosotros somos los únicos que decidimos, porque en cualquier momento podremos cambiar de metas, cambiar las cuotas de ingresos o retirar el dinero.

Existe también la posibilidad de ahorrar de manera colectiva, poniendo un objetivo conjunto para que sea más fácil el ahorro y estemos bien concienciados con el fin que queremos conseguir.

Obtendremos una rentabilidad del 1,75% TAE y para ingresar el dinero no tenemos que vincularnos de ninguna manera sino que la propia aplicación posibilita asociar una cuenta de cualquier entidad, con un límite de diez diferentes, donde se aportará dinero de manera periódica o puntualmente. Todo esto lo conseguiremos sin la necesidad de pagar comisiones, debemos tener en cuenta que las tarjetas no son permitidas.

COIN transforma el concepto de cuenta y lo adapta a las necesidades del pequeño ahorrador.

La Cuenta Nómina de Bankinter es otro de los ejemplos que se ha sumado a la innovación de las cuentas. En este caso ha tratado de fusionar dos de las necesidades más demandadas del momento una cuenta sin comisiones en su concepto de nómina y con rentabilidad en su parte de remunerada. Obtendremos un interés del 5,00% TAE durante el primer año pero con un límite a remunerar sobre una base de 5.000 euros, esta rentabilidad el segundo año será del 2,00% TAE.

Las tarjetas las recibiremos de manera gratuita y no existirán comisiones ni de mantenimiento, administración, transferencia o traspaso. Para ello debemos domiciliar un sueldo mínimo de 1.000 euros al mes y al menos 3 recibos.
Pero los beneficios no se quedan aquí, podemos conseguir descuentos en telefonía móvil y distintos establecimientos, tendremos un seguro de accidentes, incluso la posibilidad de pedir un anticipo de nómina.

La Tarjeta de Crédito de Evo, no se queda atrás, ha decidido beneficiar a sus clientes dando la oportunidad de sacar dinero en cualquier cajero del mundo de forma gratuita.

Es perfecta para aquellas personas que viajan constantemente por motivos de trabajo o personales.

Es completamente gratuita, es decir no hay que pagar comisiones ni por mantenimiento ni por renovación de la misma. Con un interés muy competitivo si se decide fraccionar el pago de la operación, por la que se aplicará un interés del 17,33% TAE. No existe ningún límite máximo de crédito, ni la necesidad de mantener un balance mínimo. Aunque es verdad que no está asociada a ningún programa de puntos o de devolución por compras, el resto de condiciones la convierten en una buena tarjeta.

No tenemos que tener miedo en investigar en productos financieros innovadores, porque puede que en ellos encontremos las mejores condiciones y las características que buscamos en un producto financiero.