¿Mejor tener una tarjeta de crédito con tu banco u otra sin cambiar de entidad?

Ventajas de las tarjetas sin cambiar de banco

venajas tarjetas de credito


Pagar sin llevar dinero físico. Esa es la base sobre la que se sostiene la existencia de las tarjetas. No necesitar llevar efectivo con el que realizar los pagos, y sustituir ese dinero en efectivo por un plástico que ejecuta el pago directamente.

Las tarjetas se han convertido en un medio de pago asumido ya prácticamente en todo el mundo, ya sean de débito o de crédito. Son una herramienta útil para poder realizar grandes compras o pagos imprevistos por ejemplo.

Existen dos formas de contar con una tarjeta de crédito, bien a través de entidades que proporcionan crédito sin necesidad de cambiar de banco o contratándola a través del banco en la que ya se tiene la cuenta bancaria.

Ventajas de las tarjetas sin cambiar de banco


Poder tener una tarjeta de crédito con la que no sea necesario cambiar de banco tiene una serie de ventajas que hacen de esta opción una alternativa a valorar.

  • No es necesario abrir una cuenta corriente. El propio nombre de las tarjetas lo indica. Se tratan de tarjetas que van asociadas a una cuenta corriente ya creada, en la de la entidad que el cliente prefiera. Además al estar asociada a una cuenta con la que el cliente ya opera, lo más probable es que en esa cuenta no haya descubiertos, como podría ocurrir en una cuenta abierta exclusivamente para obtener una tarjeta. Un ejemplo de ello es la tarjeta Visa de Barclaycard, con cuota gratuita si se contrata online hasta el 30 de septiembre, un límite de crédito de 5.000 euros y devolución del 1% de compras. Además se puede elegir la forma de devolución del dinero, la que mejor se ajuste a las condiciones del cliente.

  • Es una línea de crédito. En definitiva estas tarjetas suponen una línea de crédito adicional con la que poder hacer frente a pagos, teniendo un límite de crédito mayor o menor dependiendo de la tarjeta y de la capacidad de pago del cliente.

  • Descuentos en compras y devoluciones. Este tipo de tarjetas es frecuente que lleven consigo la ventaja de obtener descuentos al comprar en determinados establecimientos o bien obtener una devolución de un porcentaje de las compras realizadas con ellas.


Ventajas de las tarjetas de crédito con nuestro banco


La otra opción es contratar una tarjeta de crédito con la entidad en la que ya tenemos la cuenta corriente, esa manera también suele llevar consigo ventajas a tener en cuenta.

  • Posibilidad de mejores condiciones. Es la principal ventaja. Si ya somos clientes de una entidad y dependiendo de nuestra vinculación con ésta, es factible que a la hora de necesitar una tarjeta de crédito, se nos presenten mejores condiciones en cuanto a la gratuidad de la cuota por ejemplo.


Con ambas opciones también hay que tener en cuenta que es habitual que lleven asociadas una serie de seguros con los que poder garantizar los pagos y además estar protegidos ante el fraude, robo o incluso asistencia en viaje entre otras coberturas.

Sea como fuere, las tarjetas de crédito son una forma de obtener liquidez en momentos en los que no se tenga. Pero ojo porque es importante saber utilizarlas con cautela y poder controlar el gasto para no llegar a una situación de endeudamiento indeseada.