Planes de pensiones: llega la campaña navideña

Campañas de captación de planes de pensiones


Desde que uno tiene uso de razón y memoria financiera, sabe que cada Navidad, hay algo que además de los turrones, las bebidas espirituosas o el discurso del rey nunca falla, y son las campañas de captación de planes de pensiones que llevan a cabo las entidades financieras.

Ya hay incluso entidades financieras que comienzan estas campañas a mediados de año, aunque lo más habitual es que alrededor de noviembre empiecen a salir estas famosas campañas igual que setas, por algo estamos en la época micológica por excelencia.

Por eso no es de extrañar que recibamos en estos días una llamada de nuestra entidad financiera de turno ofreciendo las bondades de estos productos y preguntándose cómo es posible que no los tengamos contratados desde hace tiempo ya.

Cuando se aprobó la Ley española que regulaba el funcionamiento de los Planes de Pensiones Privados, se veía a estos productos como el complemento perfecto al sistema de pensiones por jubilación que posee la seguridad social, con lo cual, para las entidades financieras les resultaba muy fácil su comercialización ya que al apelar al bienestar futuro del cliente cuando este se jubile era un argumento de peso.

Además, como al Estado le interesaba que este sistema prosperase, ya que a fin de cuentas es dinero que las entidades pueden disponer de él a muy largo plazo reduciendo así sus necesidades financieras potenciales, le dotó de una bonificación fiscal, es decir, a aquella persona que contratase o aportase con una determinada cantidad de dinero a un plan de pensiones, se le permitía deducir esa cuantía en la declaración de la renta a realizar el año siguiente. Cierto es que no es ningún beneficio, sino que es un diferimiento en el pago de los impuestos, ya que lo que se deja de pagar por esa cuantía aportada al plan se cobrará el día que lo rescate (en cualquiera de los formatos posibles).

Se convirtió en el producto de ahorro a mayor plazo que comercializaban las entidades financieras y de los más interesantes porque les permitía contar con los ahorros de los clientes para reinvertirlos a muy largo plazo ya que solo se podía cancelar en caso de la llegada a la jubilación (65 años), enfermedad grave o incapacidad permanente para trabajar, fallecimiento del titular (pasa a sus herederos el derecho adquirido) o ser parado de larga duración, más de un año apuntado en el paro sin recibir ningún tipo de ingresos.

Pero como todo en esta vida, ‘no las hagas, no las temas’, la avaricia del sistema financiero que nos ha conducido a la crisis actual ha derivado en una crisis laboral y, sobre todo, un incremento de la cifra de los parados de larga duración, con lo cual han habilitado una de las causas por las que sí se puede cancelar un plan de pensiones antes de llegar a la edad de jubilación.

Y es que hablamos que en lo que vamos de año se han rescatado por esta causa la friolera de 100.000 planes de pensiones privados, un 22% más que en el año 2011, lo que da a entender las dificultades enormes por las que pasan algunos hogares españoles ya que renuncian a la posible estabilidad en el futuro por la necesidad de comer día a día.

Por eso las entidades financieras ya no se preocupan en la contratación de nuevos planes, se limitan a buscar que los actuales tengan aportaciones extraordinarias y, sobre todo, a conseguir que la gente traspase los que tiene abiertos en otras entidades. Ahora que estamos en problemas de financiación de entidades, estas campañas de traspaso de planes de pensiones se han convertido en una fuente excelente de captación de ahorro, motivo por el cual se ofrece de todo, desde bonificaciones en efectivo, pasando a dar regalos de todo tipo y hasta permitir contratar otros productos (por ejemplo depósitos) en mejores condiciones que aquellos que no posean un plan de pensiones en la entidad.

Llega la Navidad y como no podía ser de otra forma, llegan las campañas de planes de pensiones.

Artículo publicado en Euribor Blog.