Categoría |

Artículo sobre productos financieros


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

¿Por qué no dejar tu dinero debajo del colchón?

Con inflación, tu dinero pierde valor


wp/wp-content/uploads/2017/02/por-que-no-dejar-tu-dinero-debajo-del-colchon.jpg


Vaya por delante que en iAhorro defendemos que cualquier elección es válida si el ahorrador está cómodo, contento y entendiendo a la perfección esa elección, su operativa y sus consecuencias. Pero esto es como todo, cada opción tiene sus pros y sus contras. No es difícil escuchar aquello de “no me fío de los bancos”, “yo prefiero tener el dinero bajo el colchón”, “ahora los bancos no dan nada” y así una larga lista de expresiones.

Pero incluso pensando que el dinero debajo del colchón es sinónimo de seguridad y de que nadie ni nada hará que lo pierda, hay matices que conviene saber y sobre todo tener en cuenta.

Es aquí cuando la inflación económica hace su aparición en escena y nos hace cuestionarnos si la de dejar el dinero debajo del colchón es la mejor opción o no.

Con inflación, tu dinero pierde valor


Efectivamente, al guardar el dinero bajo el colchón se asume el riesgo de que éste sufra una pérdida de valor. ¿Por qué? Como consecuencia del efecto de la inflación. Existe inflación cuando se está experimentando una subida en los precios de bienes y servicios que consumimos a diario. Esto provoca que el valor de las cosas vayan variando según vaya existiendo inflación o deflación (que se produzca una continuada bajada en los precios).

Lo que viene a provocar una tasa de inflación que sube mucho, es que con el paso del tiempo, con el mismo dinero podrás comprar menos cosas, lo que significará que tu dinero ha perdido valor. De ahí que guardar el dinero en efectivo en casa sin que esté trabajando, moviéndose o generando alguna rentabilidad, sea una opción poco recomendable si queremos que nuestro dinero tenga el mismo valor y no se vea mermado. Lo más lógico es combatir los efectos que la inflación puede tener sobre nuestro dinero, tomando las mejores decisiones para nuestros ahorros, sopesando pros y contras.

Dinero en casa, opción poco segura


Además no es solo aquello que no ganamos poniendo nuestro dinero a trabajar, es decir, aquella rentabilidad que dejamos de ganar, sino que con el dinero en casa, nada ni nadie nos lo podrá garantizar en caso de que se produzca una pérdida del mismo, bien por robos, inundaciones, incendio… Si el robo se produce en un banco, nuestro dinero está protegido al 100%.

¿Qué opciones presenta el mercado?


No nos vamos a engañar, la situación de tipos de interés tan bajos está haciendo que los bancos no puedan ser capaces de ofrecer productos de ahorro que sean seguros y aporten una alta rentabilidad. El ahorrador deberá elegir entre productos conservadores y sin apenas riesgos pero con muy baja remuneración o decantarse por otros vehículos de ahorro e inversión que les pueda aportar algo más de rentabilidad, eso sí, asumiendo mayores riesgos.

Más allá de cuentas remuneradas como la de Bankinter con un 5% de rentabilidad el primer año, o de depósitos como los de CA Consumer Finance con al 1,35% o Banco Mediolanum al 4% pero vinculado a la contratación de otro producto gestionado por la entidad, nos encontramos con los fondos de inversión como una alternativa, eso sí, como decimos asumiendo un mayor riesgo, pero que confeccionando una buena cartera de inversión, diversificada es posible ir minimizándolos.

 

Vídeos relacionados: