Categoría |

Artículo sobre productos financieros


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Principales causas que te pueden llevar a un fichero de morosidad

Los ficheros están automatizados y pueden ocasionar muchos inconvenientes


Según Axesor, una compañía experta en la gestión del riesgo de crédito, la tasa de morosidad ha bajado hasta el 7,7% en 2018 en España desde el 8,83% que tenía cuando se cerró el mes de marzo. Los bancos continuarán en 2018 con la tendencia reciente de reducir el stock de crédito y sanear sus balances. Respecto a familias y pymes, la progresiva reducción del desempleo, así como un incremento registrado en los salarios, hace que dispongan de mayores fondos para hacer frente a sus créditos.

Los recibos que menos se pagan 

La razón más habitual por la que alguien se encuentra en un fichero de morosidad es por el impago de un recibo o el retraso del pago de éste. No hay ninguna condición que registre un importe mínimo para la inclusión de datos en un fichero de morosos. Normalmente son los bancos, las compañías de teléfono, de luz, de agua y de gas las que más constancia dejan, sin embargo, puede hacerlo cualquier empresa. Empresas como iMorosity permiten que, a través de la aprobación personal, se pueda descubrir si se encuentra en un fichero de mororsos.

En algunos casos, se puede dar la situación de que el cliente no pague porque no está de acuerdo con el servicio que ha recibido porque lo consideran de mala calidad o abusivo. Algunas veces, las empresas utilizan las compañías de registro de impagos para asustar y presionar a los usuarios que quieren abandonar la entidad.

En España, podemos encontrar varios listados de morosos:  ASNEF, EQUIFAX, EXPERIAN, BADEXCUG, RAI, INFORMA y FIJ. Lo habitual es que el registro únicamente se realice en una de las plataformas.

La característica principal de este registro es que se realiza de forma automática, sin tener en cuenta la cantidad o el motivo por el que se ha producido el impago. Además, aunque existe el derecho a ser avisado mediante una carta en un plazo aproximado de 30 días, no siempre se produce. 

En la situación de que llegue una notificación de una deuda que no se corresponda con la realidad (porque sea un error, no se tenga ninguna deuda o por un mal servicio) es posible borrar los datos del fichero de morosidad donde se encuentren.

Consecuencias de estar en un registro de morosidad

Las consecuencias de estar en un listado de morosidad es que los bancos y las empresas los consultan para saber a qué riesgo se exponen. Cuantas más deudas u obligaciones financieras pendientes tenga una persona, más riesgo supone para los bancos y empresas. Por esta razón, para estas personas se hace tan difícil conseguir financiación o firmar un contrato, aunque aun así, es posible.

El plazo máximo que los datos personales pueden estar en un listado de morosos es de 6 años, sin embargo, antes de que pase la fecha a veces se traspasan la información de registro de unas a otras. Si se paga la deuda antes de este plazo, deberían desaparecer esos datos en cuestión de un día, pero puede no ser así. En esta situación, es recomendable contratar alguna empresa que gestione la acción.