Prepara tu coche para los desplazamientos de estas Navidades

También es conviene hacer un repaso general del coche


No solo nosotros sufrimos las consecuencias del frío invernal, sino que la mecánica de nuestro coche también es otra víctima más de las bajadas de temperatura habituales en invierno. Neumáticos, frenos, suspensión o alumbrado, son algunos de los elementos que debemos de supervisar durante todo el año, pero durante el invierno conviene prestar más atención

A continuación os nombraremos aquellos elementos que debemos de tener en consideración antes de arranchar el coche durante la estación más frío del año:

Los neumáticos son uno de los elementos de seguridad del coche al que más atención hay que prestarles, debemos mantenerlos en perfecto estado ya que son sus “piernas”. Estos cuatro puntos de apoyo determinan cómo nuestro coche responderá ante un estado de riesgo. Antes de nada, lo primero es comprobar la presión de las ruedas. Recuerda que debes hacerlo con los neumáticos en frío, ya que si lo hacemos tras rodar con el coche, el resultado será inexacto.

Una pegatina, situada normalmente en la parte interior del marco de la puerta del conductor, indica la presión óptima que debemos conseguir, diferenciando según el número de ocupantes y carga que vamos a llevar.

También debemos revisar que la rueda no tenga grietas, cortes o malformaciones, ya que así se producen las habituales causas de reventón en carretera.

Conviene recordar que cada cinco años o tras 40.000 kilómetros de uso, los neumáticos se deben sustituir por otros, a poder ser totalmente nuevos. La diferencia económica entre un neumático nuevo o seminuevo es destacable, pero no podemos ponerle precio a nuestra seguridad sobre la carretera.

Recuerda que es obligatorio llevar una rueda de repuesto con la presión adecuada, en su defecto, un kit repara pinchazos.

Los frenos son otro de elementos cruciales de nuestro coche, debiendo siempre tenerlos en las mejores condiciones posibles. Es más fácil de lo que creemos, detectar unos frenos defectuosos, ya que cuando empieza a mermar su funcionamiento, podemos escuchar un chirrido o una vibración poco habitual al accionar el pedal del freno.

Tampoco puedes olvidarte de revisar el líquido de frenos, situado debajo del capó del coche en un bote pequeño de formas cuadrada, se encuentra ubicado normalmente junto al servofreno y con una tapa con letras amarillas. Si su color es demasiado oscuro o si su nivel está por debajo del marcado como óptimo, se debe sustituir lo antes posible.

También es conviene hacer un repaso general del coche


Nosotros mismos podemos revisar algunas cosas, a veces, simplemente con estar atento durante la conducción ya podremos identificar si hay algo irregular. Los problemas en la suspensión se perciben en marcha.

Por otra parte, las pérdidas de aceite, síntoma claro de que algo va mal, es fácil de ver cuando aparcamos el coche durante un periodo de tiempo. Además de vigilar el aceite, tanto sus niveles en el interior del vehículo (siempre en frío y en una superficie llana), como que no se pierda de un modo irregular, hay que prestar atención a otros líquidos. Por ejemplo, el nivel del líquido de frenos, el propio conductor puede comprobarlos junto con los niveles del agua refrigerante del motor y de los líquidos del limpia parabrisas, de la dirección asistida y del aceite.

El alumbrado también debe comprobarse, centrando la atención en su reglaje y su correcto funcionamiento. A mayor carga de peso, el reglaje óptimo será distinto. También debemos de tener en cuenta el estado de las bombillas, revisar la carga de la batería, así como el estado de sus bornes. Los faros deben de estar limpios, despejados de cualquier suciedad en todo momento.

Las lunas del coche debemos mantenerlas en perfecto estado de limpieza para maximizar la visibilidad en cualquier condición, y en algunos lugares convendrá mantenerlos con una capa de líquido anti escarcha. De todos modos, lo más importante es aprender a quitar el hielo sin dañar las lunas con la rasqueta.

Siempre que vayamos a hacer un viaje largo por carreteras interurbanas, se recomienda llevar alguna manta de viaje, por si, en un caso extremo, tuviéramos que pasar la noche en el coche. También es recomendable disponer de cables de arranque de batería y tener a mano una linterna con pilas y un móvil con la batería cargada (también es aconsejable que te compras un cargador que se puede conectar al mechero que incorpora el vehículo). Tampoco olvides llevar las cadenas, así como los chalecos y triángulos de emergencia, son obligatorios y útiles. Imprescindible también es viajar con el seguro de tu coche en regla.

Sobre el autor del artículo.

Soy un adicto a las noticias económicas. El dinero nunca duerme, así que es muy aconsejable entender la Economía porque, de alguna forma u otra, determina nuestro presente y futuro.

Más artículos del autor.

¿El tráfico de animales exóticos sigue existiendo?

¿El tráfico de animales exóticos sigue existiendo?

Prepara tu coche para los desplazamientos de estas Navidades

Prepara tu coche para los desplazamientos de estas Navi ...

¿Sabes cómo mejorar tu conducción en invierno?

¿Sabes cómo mejorar tu conducción en invierno?

¿Mantienes tus hábitos alimenticios durante las Navidades?

¿Mantienes tus hábitos alimenticios durante las Navid ...