Productos que contratarás antes de los 40

Uno de los productos financieros con los que solemos estar comprometidos es la hipoteca


Lo normal es hacer ciertas cosas en ciertos momentos de nuestra vida, por eso, vamos a hablar de ciertos productos financieros a contratar antes de cumplir los 40. Hablar de lo normal no significa que estemos catalogando acciones como buenas y otras como malas, cuando hablamos de normal nos referimos a las que son más habituales.

Al llegar a los cuarenta años, uno de los productos financieros con los que solemos estar comprometidos es la hipoteca. Solo unos pocos afortunados pueden permitirse la compra de una casa pagándola al contado, los demás, tendrán que acudir al banco para pedir financiación. Las hipotecas son las que se encargan, exclusivamente, de esta finalidad. En España, a diferecia de otros países de la Unión Europea, lo habitual es vivir en una casa en propiedad, aunque en los últimos tiempos parece que la tendencia está variando hacia el alquiler. En todo caso, si buscas una hipoteca debes analizar el mercado y, además de fijarte en la TAE de cada una, de los plazos o de las condiciones, es recomendable preguntar si tendrás que contratar algún producto más en la entidad.

Aunque debido a la crisis los bancos dejaron de publicitar y ofertar hipotecas, a día de hoy, parece que se empieza a oir hablar de ellas de nuevo. Por ejemplo, el Santander anuncia su Hipoteca Por Fin o Bankinter su Hipoteca Sin.

La Hipoteca Sin de Bankinter es una opción para analizar. Atentos a la crisis han incluido cláusulas que interesan al firmante. Una de ellas es que la única garantía de este préstamos es la propia vivienda que se financia, permitiendo así la dación en pago, también positivo es que no tiene cláusula suelo. Además, no tiene ni comisiones de apertura ni comisión por amortización total o parcial. A cambio, como garantía, los titulares de la hipoteca tendrán que alcanzar unos ingresos de 3.000 euros mensuales. Otros datos a tener en cuenta son el tipo de interés, Euribor + 1,95%, o la opción de contratar un seguro de crédito hipotecario que nos permita bonificar el tipo de interés del primer año. La Hipoteca SIN o Hipotica te prestará un mínimo de 150.000 euros, durante un plazo de 30 años y, lo que pidas, representará como máximo un 80% del valor del inmueble.

A lo largo de la década de los 30 es muy posible que nos vayamos haciendo con una cantidad determinada de ahorros, ya sean más o menos, lo ideal es rentabilizarlos al máximo. Los depósitos son una opción muy recomendable para este propósito, aunque las cuentas remuneradas también atraen a los ahorradores debido a que las rentabilidades de ambos productos son muy parecidas. Si buscas un depósito y te atreves con bancos online el Depósito Bienvenida de Openbank ofrece unas condiciones a tener en cuenta. Es un producto a cuatro meses con una remuneración del 2% y la liquidación de intereses se producirá al vencimiento. No exige una cantidad mínima pero como máximo podrás invertir 150.000 euros. Es un periodo corto pero, en caso de tener que cancelarlo podrás hacerlo pero con una penalización del 1,5% sobre los beneficios.

Tanto si eres de los previsores como si no lo eres tanto te interesa tener una tarjeta de crédito. ¿Por qué? Las tarjetas de crédito te permiten tener en la cartera acceso inmediato a un crédito determinado. Inconveniente: los intereses son muy altos. Ventajas: si no lo usas hay tarjetas de este tipo por las que no tendrás que pagar comisión de mantenimiento. Las de estas características son las que te interesaran. Este es el caso de la tarjeta Citi Oro de Citibank, su cuota anual es gratuita. Está en promoción con lo cual al hacer la primera operación con ella, ya sea sacar dinero o hacer algún pago, te ingresarán automáticamente 25 euros. Una de las ventajas que hacen la contratación fácil y sencilla es que no tendrás que cambiar de banco. En cuanto al crédito decir que el límite está en 6.000 euros.

Los productos bancarios que contrates tendrán que deberse a necesidades reales de tu situación. A veces llegamos a algún punto en que tenemos cantidades residuales en bancos o productos bancarios que tenemos olvidados y no usamos. Es importante poner todos los papeles en orden y no contratar más de lo necesario, darse de baja en cuentas o tarjetas es más sencillo de lo que pensamos.

Sobre el autor del artículo.

Me incorporo a iAhorro en 2013 para apoyar la parte de contenidos. Escribo sobre lo que, de un modo u otro, esté relacionado con el ahorro en gastos cotidianos. Anteriormente, he forjado mi vida laboral en diversos medios de comunicación, como prensa escrita, radio o televisión, colaborando en distintos departamentos.

Más artículos del autor.

4 tarjetas para pagar en tus vacaciones de Semana Santa

4 tarjetas para pagar en tus vacaciones de Semana Santa

¿Sabes cómo afectan las cláusulas suelo a tu hipoteca?

¿Sabes cómo afectan las cláusulas suelo a tu hipotec ...

¿Domiciliar mi nómina en el Deutshe Bank?

¿Domiciliar mi nómina en el Deutshe Bank?

Trucos para gastar menos en combustible

Trucos para gastar menos en combustible