¿Qué comisiones podemos evitar?

Deberían cobrarse únicamente por estos servicios prestados,

evitar comisiones


Las comisiones son los gastos extra que nos cobran los bancos por hacer uso de algunos de sus servicios más básicos. En teoría, las comisiones deberían cobrarse únicamente por estos servicios prestados, pero en la realidad se demuestra que algunas entidades no son del todo honestas y hacen estos cargos incluso por el mantenimiento de cuentas destinadas, por ejemplo, únicamente al pago de la hipoteca.
Sin embargo, cada vez son más los bancos que han adoptado la estrategia de dejar de cobrar estas comisiones por las operaciones más habituales que el cliente vaya a realizar en su día a día. Sobre todo en el caso de aquellos que operan mayoritariamente a través de internet, a día de hoy es común encontrar ofertas que se prometen exentas de cualquier gasto aparte de este tipo.
¿Cómo librarnos definitivamente de estas comisiones? El primer paso es conocer cuáles son aquellas que puede cobrarnos nuestro banco.

  • Mantenimiento y administración. Tener abierta y operativa una cuenta durante un largo período de tiempo genera una serie de gastos derivados de su mantenimiento y gestión de sus movimientos. Al ser una de las comisiones más habituales, ya que es inevitable mantener nuestra cuenta, es una de las que primero optan las entidades por eliminar, sobre todo las pertenecientes a la banca online.

  • Retirada de dinero en efectivo. Sacar dinero de un cajero también puede suponer unas comisiones muy molestas si realizamos esta operación a menudo. Algunas entidades cobran todas las retiradas de efectivo que no se realicen en cajeros de su propio banco, otras optan por permitir la retirada gratuita en una misma red de cajeros, como 4B o Servired. Cada vez más son las entidades que, además permiten realizar estas operaciones totalmente gratis en cajeros de todo el territorio español, europeo o incluso e cualquier lugar del mundo. Normalmente, es más sencillo librarnos de esta comisión si elegimos una tarjeta de débito para retirar el efectivo.

  • Transferencias, traspasos e ingresos de cheques. Ingresar dinero en otra cuenta bancaria, ya sea en nuestra misma entidad u otra diferente, también puede suponer un gasto para nuestro bolsillo. De nuevo, el medio online facilita evitar las comisiones por transferencias a través de internet, y algunos bancos permiten realizar transferencias a países del extranjero sin gastos adicionales para sus clientes.

  • Emisión y renovación de las tarjetas. Muchos bancos optan ya por ofrecer sus tarjetas, tanto de débito como de crédito de forma gratuita, tanto al emitirlas por primera vez como al renovarlas por caducidad o porque se hayan estropeado con el uso. Aunque una tarjeta no suele ser cara, guardar nuestro dinero en este apartado también puede ayudarnos a ahorrar un poco más a la larga.

  • Descubiertos. Tener nuestra cuenta en los conocidos como números rojos también supone una penalización por parte de la mayoría de las entidades bancarias, que incluso cobran comisiones abusivas que el cliente no se espera, una vez llegado a este punto. Conocer dónde se encuentran los límites a los que puede llegar el banco en el cobro de comisiones es importante para evitar este tipo de situaciones desagradables.

  • Comunicación. Para eliminar este tipo de comisiones, lo mejor es desactivar la opción, si existiese, de recibir la correspondencia en nuestro domicilio y optar por la comunicación con la entidad a través de internet.

  • Cancelaciones. Por ejemplo a la hora de cancelar un depósito antes del plazo previsto, normalmente tendremos que pagar por una penalización. Podemos encontrar comisiones similares al amortiguar una hipoteca o cualquier otro préstamo antes de tiempo, por ejemplo.

  • Aperturas. Abrir cuentas, hipotecas o créditos, entre otras operaciones, también suele tener un coste que corre a cargo del cliente. Algunos de estos productos también llevan junto a su apertura un estudio del caso con gastos adicionales.


Conocer las comisiones que las entidades están en posición de cobrarnos es vital para elegir aquellas que se comprometan a minimizar este tipo de gastos para sus clientes.