¿Qué es el código IBAN?

La zona única de pagos en euros

CCC código


Desde el 1 de febrero de este año, todas las cuentas corrientes de nuestro país dejaron de lado su antiguo número CCC para pasar a identificarse través de uno nuevo, llamado IBAN. Desde entonces, si queremos domiciliar algún recibo, hacer transferencias o algún movimiento similar, es necesario que sepamos qué IBAN nos corresponde.
Pero, ¿qué quiere decir exactamente este número? ¿Por qué se ha cambiado, si el anterior funcionaba correctamente?
En primer lugar, decir que las siglas IBAN se corresponden con el término Código Internacional de Cuenta Bancaria (International Bank Account Number por sus siglas en inglés). Se trata de un número de identificación que sirve para validar cualquier cuenta de forma internacional: con él podemos identificar nuestra cuenta en España y también en otros países.
Consta de 24 caracteres alfanuméricos – en contraposición a los 20 que formaban el CCC-agrupados de cuatro en cuatro. Según el país al que pertenezca un código IBAN en concreto, su composición será diferente. En España, por ejemplo, lo forman las dos primeras letras ES, que identifican el país, dos números de control (diferentes en cada cuenta) y por último, los dígitos correspondientes al antiguo CCC de la cuenta.
Para conocer cuál es nuestro número IBAN, o los dígitos de control, tenemos varias opciones. Por supuesto podemos llamar directamente al banco para obtener la información, pero también fijarnos en las cartas y documentación que nos envían, en las que quedará constancia del número, o utilizar convertidores online como el que ofrece la página oficial de la SEPA en España.

La zona única de pagos en euros


Proviene del Comité Europeo de Estándares Bancarios (ECSB), y su principal objetivo es el de identificar las cuentas bancarias de las distintas entidades de una forma similar en todos los países miembros de la Unión Europea. Responde a la implantación de SEPA (Zona única de pagos en euros o Single Euro Payments Area), mediante la cual los ciudadanos de cada país pueden realizar pagos y cobros en euros de la misma forma tanto dentro como fuera de sus fronteras.
SEPA pretende conseguir un método de pagos internacionales que sea más competitivo y homogéneo. Los movimientos que se realizan a través de ella son los pagos con tarjeta, las domiciliaciones de recibos y las transferencias bancarias.

El antiguo CCC


El CCC era el número que identificaba la cuenta antes de la implantación del nuevo IBAN. Su cometido era el mismo, poder validar las cuentas bancarias, pero dentro del territorio español.
Los primeros cuatro dígitos (de los veinte que lo formaban) del código se correspondían con el banco en el que está abierta la cuenta, los cuatro siguientes a la sucursal, los dos siguientes al código de control y los últimos la cuenta en cuestión.
Al quedar incluido dentro del IBAN, la identificación funciona de una manera similar, aunque apta para realizar los movimientos permitidos en euros de manera mucho más sencilla. Si nos piden el IBAN al realizar una transferencia o una domiciliación, es importante saber qué información contiene y qué nos va a permitir: tanto las nuevas operaciones que hagamos como, por ejemplo, antiguos recibos domiciliados (como el de luz o del gas, por ejemplo) necesitan de este código para seguir ofreciéndonos sus servicios.