¿Qué factores entran en juego a la hora de encontrar financiación?

¿Qué miran las entidades para dar financiación?


No siempre es fácil. En España hemos sufrido una época en la que el crédito cerró la puerta, echó la llave y la tiró al río. Tras años concediéndose créditos bajo criterios de riesgo muy débiles que provocaron impagos, embargos y desahucios, las condiciones para acceder a la financiación se encrudecieron, siendo cada vez más exigentes.

Pero tras la tempestad llega la calma. Tras los peores años de la crisis económica, parece que  poco a poco la puerta del crédito se vuelve a entornar y empieza a haber un mayor acceso al crédito. Y no solo eso sino que los tipos de interés han bajado, llegando al 7,01% en los últimos datos relativos a noviembre de 2016 facilitados por el Banco de España.

¿Qué miran las entidades para dar financiación?


A la hora de buscar financiación, no solo hay que mirar la oferta disponible, sino conocer bien nuestras necesidades y sobre todo nuestras circunstancias económicas y personales ya que de ellas dependerán si nos facilitan o no la financiación.

Ingresos y patrimonio. Quizás el factor más importante, aunque no el único. La entidad analizará al detalle los ingresos y su procedencia. Así estudian la capacidad de pago de cara a devolver el préstamo en el tiempo y forma que se haya establecido. Del mismo modo, analizarán si el solicitante dispone de patrimonio (vivienda, coche, terrenos…).

Situación laboral y personal. Está estrecha y directamente relacionado con el primer punto. Para las entidades, aquellos trabajadores con estabilidad laboral, con contratos indefinidos y con antigüedad en la empresa serán mejores candidatos que quien no gozan de estos rasgos. Pensemos que las entidades que prestan dinero buscan que éste sea devuelto (con los intereses pactados claro está). Además, la situación personal y familiar también incide, y de qué manera. Nos referimos por ejemplo a la edad (no será tan ideal un solicitante con 80 años que con 25), a si está casado o no, si tiene cargas familiares (hijos con dependencia) o cualquier otra situación que pueda incidir en su economía.

Gastos. No solo analizan el dinero que el solicitante ingresa, sino también el que gasta. Es decir, todos aquellos gastos que acumule al mes y que supongan una menor capacidad de pago para el hipotético préstamo. Aquí entran también si el solicitante tiene ya otros préstamos o créditos vigentes (muy importantes).

Historial crediticio y registro de impagos. En la misma línea, las entidades estudiarán cuán de bueno es el historial crediticio del solicitante (si lo tuviera), así como si figura en algún registro de impagos (tipo Asnef, Rai o similar). Éste último aspecto para muchas entidades resulta determinante.

Ante situaciones complicadas, o en la que simplemente se necesita financiación para iniciar un proyecto, realizar una compra o cualquier otro motivo, buscar soluciones es esencial. Es por ello que se agradece que existan plataformas y herramientas como iAhorro o Mini Créditos al Instante que ayuden al usuario a encontrar más rápidamente la solución financiera que necesitan.