¿Qué mira el banco a la hora de concedernos un préstamo?

El banco fija su atención en...

dinero prestado


Puede llegar ese momento en el que necesitemos financiación para cualquier proyecto que tengamos en mente y no contemos con ese montante de dinero en el momento. Por esto recurrimos a las entidades financieras, encargadas de proporcionarnos el dinero que necesitamos en forma de préstamo.

No hay reglas fijas para saber si nos concederán o no un préstamo o crédito personal, pero hay determinados puntos importantes a tener en cuenta que nos ayudarán a tener más éxito en nuestra solicitud financiera.

El banco fija su atención en...



  • Lo primero que tenemos que calcular es nuestra capacidad de endeudamiento total. Se toman los ingresos netos de todos los titulares y se le restan las cuotas de otros préstamos, tarjetas de crédito e hipotecas. A este resultado se le aplica un 40%, que sería lo máximo que considera el banco que podemos pagar de cuota del nuevo préstamo personal. Si la cuota mensual del préstamo que hemos solicitado no supera esta cantidad, significa que no estamos por encima de nuestra capacidad de endeudamiento y este punto está superado.

  • El banco o caja analiza también si nuestros ingresos por nómina o autónomo, por alquiler u otro tipo de rentas, son estables en el tiempo. Es mucho más fácil que concedan un préstamo personal a un funcionario que a un trabajador por cuenta ajena y es mucho más sencillo obtener crédito si se tiene un contrato indefinido que si se es un autónomo. Lo que busca el banco es asegurar que su cliente tendrá ingresos recurrentes suficientes para pagar las cuotas todos los años sin problemas.

  • La finalidad por la que solicitamos dinero es importante, ya que determinadas inversiones o gastos agradan más a las entidades financieras que otras, por lo que se intuye de nuestro comportamiento económico. Querer financiar un master es signo de que invertimos en nuestro futuro profesional, al igual que solicitar un préstamo para reformar nuestra vivienda es una inversión que aumenta el precio de nuestro patrimonio. Querer financiación para reunificar deudas, en cambio, lo que le dice al banco es que no hemos sabido o podido gestionar adecuadamente nuestras finanzas personales en el pasado. Dependiendo de para qué necesitemos el dinero, será más fácil o complicado obtener el crédito.

  • Vinculación que estamos dispuestos a asumir con la entidad que nos presta dinero; salvo en el caso de los préstamos rápidos, abrir una cuenta y domiciliar la nómina es casi lo mínimo que nos van a solicitar para dejarnos dinero. Si además contratamos otros productos y canalizamos nuestra actividad en la entidad, más posibilidades de que consigamos el dinero solicitado.

  • Garantías adicionales de pago que aportamos; el banco lo que quiere es que paguemos puntualmente las cuotas y ganar con el interés que nos cobra. Sin embargo sabe que puede ser que no cumplamos nuestra parte y quiere protegerse de un eventual impago. Si además de nuestra garantía personal podemos aportar otras, nos será mucho más fácil llevar la negociación a buen puerto. Siempre es más fácil que nos concedan el dinero si somos varios titulares con vinculación familiar o profesional. Una garantía adicional que podemos aportar es el aval de un familiar con propiedades o pignorar unas acciones o participaciones de un fondo de inversión, por ejemplo.


Estos son algunos de los puntos en los que las entidades hacen hincapié de manera previa a la concesión del préstamo. Se trata de que la entidad sepa al dedillo las condiciones del cliente y así valorar el potencial de pago del mismo.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).