¿Qué pasa con los antiguos clientes de Barclays?

Al menos 3,75 euros para las transferencias

la caixa compra barclays


Nada más comenzar el mes de septiembre conocíamos que Caixabank compraba definitivamente el negocio minorista de Barclays en España. Así, la primera se hace con parte del negocio del banco británico por un total de 800 millones de euros y se convierte en la segunda entidad en banca privada, por detrás solamente de BBVA y un paso delante de Banco Santander.
Otra de las consecuencias de esta nueva compra es la de la absorción de los antiguos clientes de Barclays en nuestro país por parte del banco catalán. Ahora que pertenecen a una nueva entidad sin haber tomado ellos mismos la decisión, deberán determinar si las condiciones que se les ofrecen les resultan rentables en relación a su situación anterior o si, por el contrario, prefieren emigrar a un nuevo banco.
Aunque aún queden algunos aspectos por determinar, en general éstas son los aspectos más interesantes que cambiarán- o no- para el nuevo cliente de Caixabank arrastrado al grupo catalán con la compra de Barclays.

  • Las cuentas pueden cambiar en algunos aspectos importantes una vez pasen a estar en manos de Caixabank. Por ejemplo, podrían pasar a cobrar más comisiones por sus servicios, algo que parece que ocurrirá, ya que Caixabank cobra por lo general más comisiones que el resto de las entidades del mercado: La Caixa está cobrando ahora mismo al menos 3,75 euros para las transferencias de todos aquellos clientes que no tengan domiciliada su nómina con el banco. Éste es uno de los puntos que los clientes pueden mirar para decidir qué les compensa más al final. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que al cambiar de entidad, el número correspondiente al IBAN también cambiará. Con lo cual, será necesario cambiar también las domiciliaciones, lo que supone el paso más tedioso de cambiar de banco, en esta ocasión de manera forzada.

  • Las características de los contratos de las hipotecas, préstamos, depósitos o similares quedan intactas. Es decir, que el nuevo banco no puede cambiar el contrato que el cliente tenía previamente pactado con Barclays hasta su vencimiento. Las deudas de hipotecas y préstamos se deberán a otra entidad, pero eso no significa que las condiciones no deban continuar siendo las mismas. En el caso de los depósitos, es importante saber que, como ya se ha comentado, lo que sí puede cambiar son las condiciones de la cuenta que se asocia a él para ingresar los intereses. Si ésta no tiene unas comisiones muy elevadas es posible que continúe siendo rentable. Por otra parte, continúan estando garantizados hasta los 100.000 euros por cada cliente y banco gracias al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) como ocurre con el resto de las entidades.

  • En cuanto a los planes de pensiones, todos los nuevos clientes podrán tratar de contratar uno con las características lo más parecidas posibles al que tenían contratado con anterioridad (o mejorarlas si existiese esa opción).

  • La red de cajeros que posee La Caixa en nuestro país es mucho más amplia de lo que lo era la de Barclays, punto que podría considerarse a favor de los nuevos clientes. Sin embargo, hay que esperar a la decisión que se tome desde Caixabank de mantener o no a los clientes de Barclays la posibilidad de sacar dinero de todos los cajeros de Servired de forma gratuita, posibilidad que sí tienen ahora. Si no lo hiciese- lo que parece lo más probable- significaría una desventaja para los clientes procedentes de la entidad inglesa.


Dependiendo de qué cambios nos afecten y en qué medida, puede ser más rentable quedarse en la nueva entidad o buscar cualquier otra con unas condiciones similares a la antigua.