¿Qué pasa si el cotitular de una cuenta bancaria se muere?

¿Cómo se desbloquea la cuenta de un fallecido?

Foto de una firma


 

Cuando fallece el titular de una cuenta bancaria, la medida que toma el banco inmediatamente después de haberse enterado, es su bloqueo. A partir de aquel momento, nadie puede hacer ningún movimiento en la cuenta, excepto para pagar los gastos del entierro. La entidad financiera solo autorizará los pagos corrientes, es decir, todo lo que el difunto había domiciliado en la cuenta como, por ejemplo, los recibos de la luz. El bloqueo sirve para evitar que otras personas puedan acceder a ella sin tener derecho a hacerlo. También para que los que sí lo tienen utilicen la cuenta sin haber liquidado previamente el impuesto de sucesiones y donaciones.

¿Cómo se desbloquea la cuenta de un fallecido?


Así, para desbloquear la cuenta, los herederos presentarán al banco, junto con la certificación de fallecimiento expedida por el Registro Civil, el certificado del registro de Últimas Voluntades que indica si el fallecido había dejado disposiciones testamentarias (y, en este supuesto, qué notario posee el testamento y puede abrirlo), y, en su caso, una copia del testamento. Si el fallecido no ha dejado ninguna disposición testamentaria, deberán obtener de un notario una declaración en la que manifiesta que son los legítimos herederos. Hay un último documento que es legalmente exigible antes de poder hacerse con la cuenta, es decir, la liquidación del Impuesto de Sucesiones. Una vez cumplidos todos estos pasos, ya no quedarán obstáculos para heredar la cuenta de un allegado.

Existen casos que tratan los expertos en este ámbito y que, sin embargo, son algo más complicados. ¿Qué pasa, por ejemplo, cuando uno de los familiares del difunto, que gestionaba su tarjeta de crédito cuando este estaba todavía vivo, sigue accediendo a la cuenta tras su fallecimiento? Se puede configurar en este caso el delito de apropiación indebida, puesto que la obligación legal era comunicar al banco el fallecimiento para que procediera a su bloqueo. Los demás herederos pueden interponer una acción legal y, de esta forma, llegar a un acuerdo para que el dinero sustraído sea devuelto.

¿Qué pasa si la cuenta es de una empresa?


Una cuenta cuyos titulares son varios socios en una misma empresa es otro de los casos más conflictivos que pueden darse, puesto que, en este caso, el banco bloqueará solo la cuota de la cuenta que le corresponde al socio que fallece (en el supuesto de dos socios titulares de la cuenta, el 50%). En la ausencia de otras disposiciones esta parte, tras el desbloqueo, irá a los herederos, pero el socio restante tendrá que hacer frente a todos los pagos y a la devolución eventual de la deuda pudiendo disponer solo de la mitad de la cuenta. Cuando se habla de cantidades importantes de dinero, la cotitularidad de la cuenta entre socios puede fácilmente desbocar en un pleito, aseguran los profesionales del sector.