¿Qué pasará con la plantilla del Banco Espirito Santo?

Los trabajadores también pierden

vitor bento


Lo primero que supimos de la nueva entidad lusa creada después del colapso definitivo del Banco Espirito Santo es, para tranquilidad de muchos de sus clientes tanto en España como en el resto del mundo, que el dinero incluido en el “banco bueno” no corren ningún peligro.
Los que sí tienen que preocuparse, y mucho, son los accionistas y tenientes de deuda subordinada, ya que sus inversiones se encuentran en otro lugar, el “banco malo”, y serán ellos mismos los que tendrán que hacerse cargo de las pérdidas. Es muy probable que, además, éstas sean totales.
Cómo quedará realmente el “banco bueno” no puede saberse aún con certeza, pero muchas de sus características sí pueden conocerse, dado que no ha tardado en ponerse en marcha tras la caída del BES.
Novo Banco es el nombre que recibe la nueva entidad a la que han sido trasladados los clientes y los activos no problemáticos (es decir, depósitos y crédito sano) En general mantendrá los productos que podían contratarse en el antiguo BES, así como sus oficinas en Portugal y en el extranjero. Sin embargo, sí es posible que se realicen otros cambios que por desgracia pueden afectar a los trabajadores establecidos en el banco caído.

Los trabajadores también pierden


Vítor Bento, presidente desde el pasado julio del BES y ahora de Novo Banco, ha anunciado que es “probable” que se despidan trabajadores durante los próximos meses de vida de la entidad.
Los argumentos que se han esgrimido a favor de esta medida giran alrededor de la idea de que, en un momento en el que la situación aún no está normalizada, es vital para el futuro de Novo Banco que comience siendo lo más rentable posible. Lo cual quiere conseguirse abaratando los costes.
Bento ha asegurado que el camino para que los clientes que decidieron cambiar de banco cuando el BES comenzó a tener problemas y, sobre todo, a necesitar de ayudas para tratar de sobrevivir es devolverles la confianza en la entidad con la que decidieron cortar relaciones. O en este caso, con su sucesora.
Para conseguirlo, ha indicado que será necesario ajustar los costes durante los primeros pasos que dé el nuevo banco. El presidente de Novo Banco quiere conseguir sacarlo adelante y ha anunciado que, aunque conseguir algo así llevará un tiempo, es muy posible siempre que se encuentre ña forma de hacerlo lo más rentable posible.
Aunque Bento haya hecho estas declaraciones, para conocer a ciencia cierta cómo se desarrollarán los acontecimientos durante los próximos meses en relación a Novo Banco, sólo nos queda esperar.