¿Qué rentabilidad pedir a nuestros ahorros?



Una de las cosas más habituales que comentan los pequeños ahorradores en estos momentos es que no se ‘paga nada por sus depósitos’. Nada no sería lo correcto, pero decir que mucho menos que hace poco más de un año, si es una verdad fácil de comprobar. El hecho de que hace un par de años, cuando comenzó la reestructuración bancaria, las entidades estuviesen como locas intentando captar ahorro y para ello ofreciesen tipos del 4% TAE (o superiores), es cosa del pasado.

A comienzos del año pasado, el Banco de España consideró que esta guerra abierta por la captación del ahorro de los pequeños clientes iba en detrimento de los beneficios de la banca en general, por lo tanto, actuando en favor de las entidades financieras, decidió dar ‘unas recomendaciones’ para limitar la remuneración de los productos de ahorro. Las entidades vieron en estas recomendaciones una forma de reducir drásticamente lo que pagaban por el ahorro y, consecuentemente, aumentar sus beneficios, con lo cual el ‘acuerdo tácito’ de respetar estas recomendaciones por parte de todas las entidades fue un claro beneficio para el sistema financiero y un perjuicio para el conjunto de los pequeños ahorradores, que tenían en los depósitos bancarios y cuentas remuneradas el núcleo fuerte de su ahorro y ambos productos se veían limitados.

Un 1,75% TAE a productos de máximo un año, 2,25% como máximo a los de dos años y 2,75% a los de tres años fue lo que ‘acordó’ el Banco de España. Comparados con los 4% y 4,25% que se estaban pagando por dinero nuevo las entidades financieras, fue una supresión dramática de la noche a la mañana. En ese sentido, la afirmación de que los bancos no pagan nada por el ahorro cobra algún sentido.

Estos nuevos tipos de interés, aunque bajos, ¿son rentables para los clientes actuales? En comparación a los tipos anteriores no son precisamente rentables. Pero esta no es la medida que deberíamos de emplear para saber si los productos de ahorro actuales a los tipos de interés que ofrecen son rentables. ¿Qué emplear entonces como medida?

Los ahorros de hoy de un pequeño ahorrador equivaldrán a una cifra que será dentro de un año la formada por el capital inicial, más los intereses producidos. Por lo tanto, para saber si esta equivalencia es rentable, habrá que mirar si el dinero que hoy cuesta una cosa es el mismo que necesitaremos dentro de un año para adquirir la misma cosa. O sea, la variación de precios anual y que vulgarmente conocemos como el IPC.

Si nuestros ahorros crecen en una determinada TAE pero la vida sube en un determinado IPC, está claro que dentro de un año, el poder adquisitivo de nuestros ahorros será el mismo si ambas, TAE e IPC, coinciden. Toda rentabilidad de nuestros ahorros que esté por debajo del IPC implica que la rentabilidad que nos dan las entidades no cubre el incremento del coste de la vida, lo que nos permitiría decir que la remuneración de nuestros ahorros no es rentable.

De esta forma, si una entidad financiera nos remunera un depósito o una cuenta remunerada al 1,50%, podremos decir que es una bajada considerable con respecto a lo que nos pagaba hace uno o dos años, pero no podremos decir que este producto es rentable o no sino lo comparamos con la subida del IPC. Si este en un año sube un 1%, implica que la rentabilidad de nuestros ahorros compensa la subida del nivel de vida. Pero si el IPC sube un 2%, la rentabilidad que nos dan por nuestros ahorros no es rentable.

Es muy importante realizar esta comparación aunque no muchos ahorradores pequeños la hacen, ya que de ella se determina la conveniencia o no de contratar un determinado producto de ahorro. Contratar un determinado depósito para que la ganancia que nos de en un año no cubra el incremento del coste de la vida es realmente perder un año. Se ha de exigir que la rentabilidad de nuestro producto de ahorro sea superior a lo que varía al año el IPC, todo lo que esté por debajo será un producto no rentable.

Por lo tanto, cualquier pequeño ahorrador que esté pensando en contratar un productos de ahorro en estos momentos, deberá de comparar la TAE que le ofrecen con el IPC actual y, si se puede, con la previsión de este para el año que viene y exigir que la rentabilidad sea como mínimo esta.

Lista de artículos más recientes

¿Qué es y cómo funciona la tarjeta NX de ABANCA?
¿Qué es y cómo funciona la tarjeta NX de ABANCA?

Contar con una tarjeta que permita tener acceso al pago y a dinero en efectivo es sin duda de gran utilidad. Y aquí llevamos a análisis a la tarjeta Joven de ABANCA, una tarjeta de débito gratuita para los menores de 35 años.

Las mejores hipotecas fijas de noviembre de 2019
Las mejores hipotecas fijas de noviembre de 2019

El último informe del INE sigue mostrando como aumenta el número de hipotecas fijas, que hasta hace cuatro años no representaban el 10% del mercado y actualmente han alcanzado el 44% de las hipotecas constituidas.

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.