Productos financieros >

¿Qué significan los números de una cuenta bancaria?

En 2014 llegó el IBAN

image backgorund post


¿Quién no tiene una cuenta abierta en un banco hoy en día? Prácticamente todos y cada uno de nosotros tenemos al menos una: ya sea una con operativa corriente, una de ahorro o remunerada o una cuenta nómina, o una mezcla de ellas.

Cuando abrimos una cuenta en una entidad bancaria, esta le asigna un número de 20 dígitos para poder identificarla, lo que se conoce como Código Cuenta Cliente (CCC). Estos 20 números se separan en grupos mediante guiones o espacios y cada una de esas agrupaciones tiene un significado y una utilidad diferente.

Los cuatro primeros dígitos identifican a la entidad financiera y vienen asignados por el Banco de España. Por ejemplo, el 0049 corresponde al Banco Santander mientras que el 0186 es el código que representa a Banco Mediolanum. El primer número de esta agrupación indica el tipo de entidad que es:

  • 0 y 1: Banco.

  • 2: Caja de ahorros.

  • 3: Cooperativa de crédito.

  • 6: Entidades financieras de crédito y entidades de pago.

  • 17: Establecimientos de compra-venta de moneda.

  • 43 y 44: Sociedades de tasación.

  • 98: Sociedades de garantía recíproca.


Los cuatro siguientes dígitos son el código que identifica la oficina en la que hemos abierto la cuenta y formalizado el contrato. Los dos siguientes se denominan dígitos de control y son un algoritmo matemático que permite verificar que el número de cuenta concuerda con la oficina y la entidad que marcan las cifras anteriores. Finalmente, los últimos 10 dígitos corresponden al número de la cuenta bancaria en sí, el cual está organizado en base a los criterios propios de cada entidad.

En 2014 llegó el IBAN


El 1 de febrero de 2014 se produjo la llegada de la iniciativa SEPA – Zona Única de Pagos Europeos – que estandarizó el pago electrónico de euros en los 28 países miembros de la Unión Europea y en Islandia, Liechtenstein, Mónica, Noruega, San Marino y Suiza. Esto permitió que todos los ciudadanos, empresas y agentes económicos de los países que hemos mencionado antes, pudieran empezar a efectuar y recibir pagos en euros en las mismas condiciones y con los mismos derechos y obligaciones, independientemente de su lugar de residencia. Este cambio también afectó a las cuentas bancarias, generando la posibilidad de abrir una en cualquier entidad financiera del espacio económico europeo.



El principal cambio se dio en la forma de identificar las cuentas bancarias, que pasaron del tradicional Código Cuenta Cliente (CCC) al código IBAN (Internacional Bank Account Number o Código Internacional de Cuenta Bancaria, en castellano). Este se sitúa al inicio y está formado por cuatro dígitos: dos letras que corresponden al país de origen de la cuenta – ES en el caso de España – y dos números que actúan como dígitos de control. Esta agrupación alfanumérica precede al código de la entidad, al código de la oficina, a los dígitos de control y al número de cuenta bancaria en sí. Un ejemplo de código IBAN completo tendría la siguiente estructura: ES19 1234 1234 56 0123456789.

La estandarización de las cuentas bancarias a nivel europeo, ha permitido que hoy en día podamos realizar transferencias y pagos a los países incluidos en la zona SEPA de una forma automática más rápida y segura. Además, al conllevar una operativa similar a una transferencia nacional, las comisiones por realizar este tipo de operaciones también se han visto significativamente reducidas.

 


 

Sobre el autor del artículo.


Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Salamanca. Inmersa en el mundo del ahorro y las finanzas como colaboradora de iAhorro desde 2016.

Más artículos suyos:
· ¿Cómo puedes financiar tu formación?.
·
¿Cómo ahorrar en las rebajas de verano?.
·
Préstamos personales o minicréditos: ¿cuál es la mejor opción?.
·
¿Cómo ahorrar en las vacaciones de verano?.